Declaran culpable al autor de la matanza en una iglesia afroestadunidense | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

Declaran culpable al autor de la matanza en una iglesia afroestadunidense

Dylan Roof fue arrestado poco después de la matanza.

Dylann Roof, acusado de matar en junio del pasado año a nueve feligreses afroamericanos en una iglesia de Charleston (Carolina del Sur), fue declarado ayer culpable del crimen por un jurado y será condenado a pena de muerte o cadena perpetua.

En la fase inicial del juicio, los fiscales acusaron a Roof de ejecutar un crimen planeado con frialdad y perpetrado tras compartir unos 30 minutos con los 12 feligreses que rezaban ese día en la Iglesia Africana Metodista Episcopal (AME) de Charleston.

“Alguien tenía que hacerlo”. El joven, de 22 años, dejó escrito un manifiesto en el que reconocía que su formación ideológica estuvo inspirada por textos supremacistas y en su perfil de Facebook tenía símbolos del “apartheid” (régimen de segregación racial sudafricano).

Roof admitió los asesinatos poco después de que fuera arrestado en una confesión grabada en video que fue presentada en una corte de Charleston la semana pasada, y en la que detallaba su relato de los asesinatos y sus motivaciones racistas para llevarlos a cabo.

“Tuve que hacerlo porque alguien tenía que hacerlo. Los negros están violando y matando gente blanca en las calles todos los días”, aseveró el joven en la grabación.

El jurado estará en receso por Navidad, pero regresará el 3 de enero para comenzar las deliberaciones sobre la pena que recaerá sobre el joven.

Roff fue declarado culpable de los 33 cargos que pesaban en su contra, de los que 18 conllevan la pena de muerte.

“Odio intenso”. El jurado, compuesto por doce miembros (nueve blancos y tres negros), emitió hoy su veredicto después de que los fiscales y la defensa expusieran sus argumentos finales.

Roof era “un hombre de odio intenso. Estas nueve personas ejemplifican una bondad mayor que su mensaje de odio”, dijo el fiscal Nathan Williams.

 

Imprimir