Asad canta victoria en Alepo y Occidente dice que pagará por sus crímenes | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

Asad canta victoria en Alepo y Occidente dice que pagará por sus crímenes

Habitantes del destruido este de Alepo esperan su turno para montar a los autobuses que los repartirán en localidades de la provincia de Alepo.

El presidente sirio, Bachar al Asad, cantó ayer victoria en la batalla de Alepo, luego de semanas de intensos bombardeos sobre la zona este de la ciudad, ya en total ruina. La pasada madrugada, los rebeldes aceptaron finalmente el acuerdo para entregar a las tropas leales a Damasco, a cambio de crear un pasillo humanitario para que puedan salir 50 mil civiles y garantías para que puedan refugiarse siete mil hombres armados en la ciudad de Idlib, aún en manos de los opositores al régimen.

A pesar de haber matado a centenares de civiles, entre ellos muchos niños, mediante bombardeado indiscriminados, para los que contó con la ayuda de cazas rusos, y a pesar de las denuncias de ejecuciones a sangre fría por parte de soldados del ejército contra la población siria, Bachar al Asad dio ayer la enhorabuena “a todos los ciudadanos sirios por la liberación de Alepo”.

En un video, difundido por la agencia de noticias oficial SANA, el mandatario declaró que “la situación cambiará no solo en Siria o en la región, sino en todos los países del mundo; habrá un antes y después de Alepo”.

“Afirmo que lo ocurrido hoy es historia, que todos los ciudadanos sirios la están escribiendo, pero no empezó hoy sino hace cinco años con el comienzo de la crisis y la guerra en Siria”, señaló eufórico. En ese sentido, aseguró que todos los sirios han permanecido “junto a su país y a la patria”.

Malestar. El anunció del dictador sirio fue recibido con amargura en las cancillerías occidentales, aunque aseguraron que ganar una batalla no es ganar la guerra. El ministro de Defensa británico, Michael Fallon, afirmó que la toma de Alepo no sería una “victoria” del régimen.

“No vemos ningún futuro para Asad en Siria; incluso si doblega a la oposición en Alepo. Bombardear hospitales y restringir la ayuda humanitaria no es una victoria”, afirmó Fallon en una rueda de prensa conjunta con el secretario de Defensa estadunidense, Ash Carter.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo, tras escuchar el drama relatado por el alcalde del este de Alepo, Hagi Hasán, que tanto Rusia como Irán deben asumir sus responsabilidades e insistió en que los crímenes de guerra cometidos en Siria “deben ser perseguidos”.

“El principio de la reunión ha sido muy triste y angustioso. Estamos en el siglo XXI y todavía se producen este tipo de situaciones, que nos avergüenzan. El relato del alcalde del este de Alepo ha sido muy emotivo y ha sido importante escuchar a alguien que conoce tan bien la situación”, explicó la canciller alemana.

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, dijo que los crímenes contra la humanidad en Alepo deben ser perseguidos y aquellos que los estén cometiendo, en referencia a Damasco, Moscú y Teherán, “deben rendir cuentas”.

Comienza la lenta evacuación de 50 mil civiles

La evacuación de miles de enfermos, heridos, civiles y combatientes del este de la ciudad septentrional siria de Alepo comenzó ayer.

El director del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Oriente Medio, Robert Mardini, anunció en su cuenta de Twitter que hasta el momento al menos 250 heridos, 40 de ellos graves, y otros 3 mil civiles han salido del este de Alepo en las dos primeras tandas de evacuación y que una tercera está en marcha.

La portavoz del CICR en Siria, Ingy Sedky, que se encuentra en la zona, precisó que los evacuados han sido trasladados a áreas del oeste de la provincia de Alepo, y señaló que, por el momento, no se sabe cuándo acabará el proceso, que está transcurriendo con lentitud.

Los evacuados son recogidos por las ambulancias y autobuses en el área de Tel Zarazir, en el este, y desde allí cruzan a la zona en poder del Gobierno a través del corredor de Al Ramusa-Ameriya, para luego dirigirse a Al Rashidín, 5 kilómetros al oeste de Alepo, y desde ahí son distribuidos a otras partes de la provincia en manos rebeldes.

El CICR, la Media Luna Roja Siria y varias agencias de la ONU están supervisando y facilitando el proceso de evacuación.

Imprimir