¿Cuál es la ruta en el tema educativo? - Ulises Lara López | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017
¿Cuál es la ruta en el tema educativo? | La Crónica de Hoy

¿Cuál es la ruta en el tema educativo?

Ulises Lara López

(Primera Parte)

La reciente publicación de resultados de la prueba PISA, ya muy comentada en los medios, señala algo que atrae mi atención y no, no es el hecho de que México reprueba en todo, sino uno de los datos del informe, en donde señala que: “Los estudiantes en México declaran altos niveles de interés en ciencias comparados con sus pares en otros países OCDE. Sin embargo estas actitudes positivas están débilmente asociadas con el desempeño de los estudiantes en matemáticas”.

Primero, es muy importante observar con detenimiento el interés de lo alumnos en la ciencia. Segundo, el desempeño de los estudiantes es un tema de corresponsabilidad del sistema educativo.

Sólo que el sistema educativo mexicano y sus componentes en la administración pública no está diseñado para eso. Lo vimos con los alumnos que fueron a los diferentes encuentros de robótica este año, estuvimos mendigando recursos para que asistieran a las competencias, ya que el sistema educativo no está pensado para apoyar el desarrollo de los alumnos. Con todo y el discurso de “déjenos el futuro”, difundido en la televisión nacional, están acompañados de la promesa oficial de que la opción para el desarrollo es la reforma educativa y que ya llegarán los cambios positivos.

Lo cierto es que el reconocimiento oficial de que el país presenta un atraso de más de 10 años nos dice sólo una cosa: Las medidas tomadas en el terreno educativo en casi tres lustros NO SIRVEN. Aclaro, no está mal plantear un nuevo currículo básico o articular un sistema de educación media superior o demandar mayor compromiso de las universidades. El tema es otro. El sistema educativo nacional (así con minúsculas) requiere cirugía mayor.

El problema es que quienes conducen el sistema nacional, los locales y las diferentes modalidades están más preocupados en el siguiente cargo, la siguiente elección y en muchos casos ni siquiera pasan de la siguiente foto, rodeados de alumnos y entregando apoyos, becas o materiales que no están pensados de manera articulada con los objetivos educativos en ninguno de los niveles escolares.

En mi paso por la Secretaría de Educación (SEDU) y recientemente por el Instituto de Educación Media (IEMS), ambos de la Ciudad de México (CDMX), insistí, y así lo puse en práctica, en la corresponsabilidad para enfrentar y resolver los retos de la educación en la CDMX.

Primero, señalé la necesidad de que el gobierno de la ciudad conduzca la educación básica, como sucede en el resto de las entidades, y lo asuma con toda responsabilidad y no sólo de manera accesoria, que se haga cargo de todos los servicios de educación media y superior, cuando sólo se cuenta con esfuerzos que no logran figurar estadísticamente en los datos de cobertura, permanencia y egreso de la ciudad, en tanto el grueso de la oferta depende de la SEP y las instituciones autónomas.

Segundo, que es indispensable articular la formación docente con los objetivos educativos. Mientras los procesos de la reforma federal se coloquen alejados de la formación inicial, continua y de actualización específica de los docentes y de los contextos en que se desenvuelven los alumnos, se mantiene el error al pensar en ajustes sin reconocer las realidades a lo largo y ancho del país.

En paralelo, plantee garantizar certeza jurídica para quienes participan cotidianamente en el funcionamiento de la escuela. Reforzando los procesos para la reincorporación de quienes abandonaron sus estudios. Para ello impulse desde la SEDU la creación de la Comisión para la Planeación y Programación de la Educación Media Superior (CPPEMS), espacio interinstitucional que lleva dos años durmiendo el sueño de los justos.

Junto a ello, se trabajó el diseño de alternativas para fortalecer las definiciones políticas y posibilidades de ampliación de oferta educativa en educación media superior, apuntando a la ampliación y actualización tecnológica de los servicios que dependen del gobierno de la CDMX y posicionar los proyectos de bachillerato a distancia y los modelos presenciales y semiescolarizados.

El acercamiento e identificación de percepciones positivas en actores educativos y sociales clave para ampliar las posibilidades de educación permitieron incluir a personal que labora en el gobierno del CDMX en proyectos de atención educativa y sus necesidades específicas de formación en los propios centros de trabajo, contando con el respaldo institucional para realizarlo… Pero, ¿a quién le importa la educación en la CDMX? ¿Tiene un plan de ruta? De eso hablaremos más adelante.

Imprimir

Comentarios