Para 2050, se estima que el 66% de la población mundial será urbana - Conacyt - | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017
Para 2050, se estima que el 66% de la población mundial será urbana | La Crónica de Hoy

Para 2050, se estima que el 66% de la población mundial será urbana

Conacyt -

Iván Espinosa Hernández*

Hoy finaliza la 13ª Conferencia de las Partes Sobre el Convenio de Diversidad Biológica (COP13 CDB) en Cancún. Se desarrollaron una serie de reuniones de representantes de gobiernos de todo el mundo, como el Segmento de Alto Nivel en el que se encontraron más de 200 ministros de medio ambiente, agricultura, pesca, forestal y turismo. La intención de reunir ministros de los sectores antes mencionados responde a la decisión de integrar e incorporar la biodiversidad en todos los sectores pertinentes, así como las sinergias que se pueden dar con los Objetivos de Desarrollo Sustentable.

Aunado a las reuniones de representantes de gobiernos se llevaron a cabo una serie de reuniones y eventos alternos tales como el Foro de Negocios, la 5ª Cumbre Global de Biodiversidad de Ciudades y Gobiernos Locales, el Foro de Ciencias, la Cumbre “Múuch’tambal” sobre Experiencia Indígena, el Pabellón de la Biodiversidad y el Foro de Sociedad Civil y Jóvenes. Este último se celebra por primera vez a propuesta del gobierno mexicano, con la finalidad de intercambiar experiencias sobre cumplimiento de los objetivos del CDB, el Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020 y sus Metas de Aichi; así como para identificar sinergias en planes, programas y políticas sectoriales e intersectoriales en los ámbitos agrícola, forestal, pesquero, turístico y urbano.

El Plan estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020 adoptado en Nagoya, Prefectura de Aichi, Japón en 2010, enuncia el ideal de “Vivir en armonía con la naturaleza” y plantea una visión donde en el año 2050 la diversidad biológica se valora, conserva, restaura y utiliza en forma racional, manteniendo los servicios de los ecosistemas, sosteniendo un planeta sano y brindando beneficios esenciales para todos. Las Metas de Aichi para la Diversidad Biológica tienen como objetivos principales:

Abordar las causas subyacentes de la pérdida de la diversidad biológica mediante la incorporación de la diversidad biológica en todo el gobierno y la sociedad.

Reducir las presiones directas sobre la diversidad biológica y promover la utilización sostenible.

Mejorar la situación de la diversidad biológica salvaguardando los ecosistemas, las especies y la diversidad genética.

Aumentar los beneficios de los servicios de la diversidad biológica y los ecosistemas para todos.

Mejorar la aplicación a través de la planificación participativa, la gestión de los conocimientos y la creación de capacidad.

El Observatorio de Cooperación Internacional para el Desarrollo del Instituto Mora fue invitado a participar en el Foro de Sociedad Civil y Jóvenes, donde compartí una charla para aterrizar algunos planteamientos que permitieran a los jóvenes identificar los factores facilitadores, así como políticas, herramientas y arreglos institucionales para la integración de la Biodiversidad en el ámbito urbano.

En mi intervención, a partir del planteamiento de la crisis civilizatoria que actualmente vivimos, invité a la reflexiónsobre el problema de pérdida de biodiversidad como el reflejo de una sociedadexcluyente, que evita lo diferentey sobrevalora las ganancias económicas por sobre otros valores.

La actividad humana especialmente el sistema económico global, es la principal fuerza motriz que empuja el cambio del Sistema Terrestre – la suma de las interacciones físicas, químicas, biológicas y humanas de los procesos planetarios. Diversos autores señalan que a partir de la década de los años 50, con la reconstrucción posterior a la Segunda Guerra Mundial,  se han acelerado ciertos procesos tales como el aumento de la población humana y su acumulación en ciudades, el uso del agua y la energía,  la construcción de grandes presas, la producción de papel y el desarrollo del turismo internacional, entre otros. Al mismo tiempo coinciden con procesos de deterioro  del planeta: el aumento del dióxido de carbono, metano, la acidificación de los océanos, la pérdida de los bosques tropicales, el aumento de la temperatura y un largo etcétera.

Actualmente no sólo los científicos nos llaman a actuar y emprender acciones para revertir las tendencias, ahora se suman actores nuevos. El papa Francisco hace un llamado a toda la humanidad para recapacitar sobre la forma en que nos relacionamos con el medio que nos rodea en la encíclica “Laudato Si”.

Las tendencias de urbanización muestran que la población urbana del mundo ha crecido exponencialmente desde 1950, de 746 millones a 3.9 billones para 2014.Cada vez más personas viven en áreas urbanas que en áreas rurales. En 1950 solo 30% de la población mundial era urbana pero, de seguir la tendencia actual para el año 2050, 66% de la población mundial será urbana, lo que se estima añadirá otros 2.5 billones de personas a la población mundial que vive en ciudades, 90% de la cual se concentrará en Asia y África.(UN. 2014. World Urbanization Prospects. NY. 32 pp.)

Los principales problemas que se gestan en el entorno de las ciudades se deben a que éstas han sido el sitio ideal para localizar la producción de bienes y servicios, el consumo es un aspecto central de la vida urbana, la ciudad es un sistema de alto consumo de recursos y contaminación, la población y las actividades económicas citadinas requieren de altos niveles de movilidad, y los conflictos de uso de suelo terminan por afectar la biodiversidad.

El Objetivo de Desarrollo Sustentable 11 habla de las ciudades y comunidades sustentables, y pretende lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean incluyentes, seguros, resilientes y sostenibles. Dentro de sus metas mencionétres a los jóvenes,quienes mediante la puesta en marcha de actividades concretas pueden hacer grandes aportes. Por ejemplo: el manejo de residuos como el composteo, la gestión local de proyectos y presupuestos participativos que exijan la inclusión de áreas verdes y el fortalecimiento de oportunidades de negocios ya sea vía la innovación o el emprendimiento social, que reactiven formas de vida sustentables en las cercanías de las urbes. Estas metas son:

Reducir el impacto ambiental negativo per cápita de las ciudades, incluso prestando especial atención a la calidad del aire y la gestión de los desechos municipales y de otro tipo.

Proporcionar acceso universal a zonas verdes y espacios públicos seguros, inclusivos y accesibles, en particular para las mujeres y los niños, las personas de la tercera edad y las personas con discapacidad.

Apoyar los vínculos económicos, sociales y ambientales positivos entre las zonas urbanas, periurbanas y rurales mediante el fortalecimiento de la planificación del desarrollo nacional y regional.

El mensaje que transmití a los jóvenes es que reconocer nuestra diversidad social y cultural, nos ayudará a valorar la diversidad biológica que nos rodea y a la cual pertenecemos. Es decir, si no somos capaces de reconocer nuestras propias singularidades y abrazarlas como algo valioso y único, no podremos vivir en armonía con las distintas formas de vida con las que compartimos el planeta.

➣ Coordinador ejecutivo del Observatorio de Cooperación Internacional para el Desarrollo del Instituto Mora.

Imprimir

Comentarios