¿Quién es el responsable? - Maria Elena Álvarez de Vicencio | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017
¿Quién es el responsable? | La Crónica de Hoy

¿Quién es el responsable?

Maria Elena Álvarez de Vicencio

La guerra contra el narcotráfico es el problema y el tema de cada día. No hay noticiero que deje de incluirlo en su lista de sucesos. No hay diario o revista que no lo anote en sus páginas. Muchos de los actos delictivos que sufre la sociedad en el diario acontecer tiene como origen el tema de la narcodelincuencia.
El otrora partido oficial anuncia que quien aspire a las próximas candidaturas habrá de pasar rigurosas pruebas sobre sus relaciones con los narcos y sobre sus hábitos de consumir o no estupefacientes.
A los jóvenes se les previene para que no se dejen engañar con el señuelo de los ingresos fáciles, si colaboran con su venta, lo cual acabará finalmente en consumo personal de drogas en sus distintas presentaciones.
 Los propietarios de casas en arrendamiento ya son amenazados con leyes que los responsabilizan, de cierta manera, en las actividades de los inquilinos que utilicen tales inmuebles para el ilícito negocio de la droga.
Las escuelas han debido establecer mecanismos de supervisión para prevenir y detectar si sus alumnos portan drogas en su persona o mochilas y a los padres de familia les asalta la preocupación de que sus hijos puedan caer en las redes de la distribución y el consumo.
Las abuelas, los tíos y parientes lejanos, todos viven con la preocupación de que algún miembro de su familia caiga en las redes de la narcodelincuencia.
Las iglesias previenen a sus feligreses para que permanezcan vigilantes y cuiden que  nadie se deje atrapar en las redes de tan hábiles proselitistas.
Ante  cualquier persona a la que “se le nota algo raro”, se pone agresivo, violento o distraído, el interlocutor se pregunta:  ¿Estará drogado? El tema de las drogas se ha convertido en la materia obligada de casi todas las preocupaciones, conversaciones y prevenciones.
Si esto es así, ¿por qué no se percibe que sea el tema de la principal preocupación del gobierno en todos sus ámbitos y niveles?  De ser esto  así, ¿por qué no se ha tomado con más profundidad la despenalización más amplia de la mariguana, sobre lo que muchos opinan que sería una solución? ¿Por qué no hay medidas más drásticas? ¿Por qué no se detectan los sembradíos que con vuelos bien dirigidos sería posible encontrar?
En ocasiones pareciera que la batalla contra el narco es una lucha que en el fondo no se quiere ganar. Las estrategias hacen pensar que son tantos los intereses que lo que por una parte se combate, por la otra se alienta a seguir, o se ve con disimulo sin ir al fondo.
El Ejército,  que desde el sexenio pasado  fue encargado de encabezar el combate para lograr la extinción de tal calamidad, ha pedido que se regularice legalmente su situación, ya que las actuales normas no abarcan claramente esta materia. Para algunos la actual legislación podría ser suficiente, ya que el asunto está poniendo en riesgo la seguridad nacional, pero si se considera que amerita mayor precisión, el Poder Legislativo ya ofreció que legislará sobre la materia.
Lo que se requiere cambiar es la actitud de quienes achacan el problema a la “guerra de Calderón”.  Los responsables se lavan las manos, descargando su obligación por  “lo que se hizo antes”. Si lo que se hizo en el pasado no fue lo adecuado, por qué no se cambió al llegar el nuevo gobierno. ¿Por qué desde hace cuatro años se ha  seguido haciendo? ¿A nadie se le ha ocurrido elaborar un plan distinto? ¿Es que no hay otro camino y quién o quiénes serían los responsables de encontrarlo?


melenavicencio@hotmail.com

Imprimir

Comentarios