Melomanías: Leonard Cohen | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

Melomanías: Leonard Cohen

Melomanías: Leonard Cohen | La Crónica de Hoy

El gran maestro canadiense, Leonard Cohen, nos inundó de poemas durante sus 82 años de vida, en un tortuoso pero prolífico viaje que llegó recientemente a su punto final; sus poemas fueron convertidos en su mayoría en canciones compuestas por él mismo con su estilo tan folk y, los menos, terminaron publicados en sus libros.

Su obra logró tocar los corazones de todos, hasta de sus colegas músicos; por lo mismo, ha sido homenajeado con cientos de covers de sus canciones por artistas como Bob Dylan, Joe Cocker, U2, REM, Concrete Blonde y muchísimos más.

Sin embargo, alguna vez su única dedicación fue a la poesía y a sus novelas. Dueño de un lenguaje sencillo que, de forma indirecta, desdibuja la vida normal de los humanos, atorándose momentáneamente para posar la vista en sus procesos internos y en sus complicaciones con las relaciones amorosas.

Ha sido bautizado como “padrino de la melancolía” y “maestro de la desesperanza erótica”. Su inolvidable novia y musa más amada de los años sesenta, fue Marianne Ihlen, noruega, a la que su abuela vaticinó que conocería a un hombre que hablaría con una lengua de oro. En su funeral, apenas en julio de 2016, se leyó una carta de despedida que Leonard le envió y decía:

“Nuestros cuerpos están cayendo a pedazos y creo que te seguiré muy pronto. Que sepas que estoy tan cerca detrás de ti, que si alargas la mano creo que podrás alcanzar la mía”.

El verdadero yo

no tiene voluntad

Es libre de matar

o de no matar.

Pero mientras yo sea

aún un principiante,

yo acepto

con toda mi voluntad

el primer compromiso:

no matarás.

 

Este poema se incluye en su libro Book of Longings (Libro de los anhelos), el cual publicó en mayo de 2006, tras 10 años de sequía desde su libro anterior y después de que su manager de toda la vida lo dejara prácticamente en la calle tras vender los derechos de mucha de su obra sin su consentimiento.

La mujer fue condenada a restituirle 9 millones de dólares (que nunca pudo cobrar) y posteriormente sentenciada a 18 meses en prisión más cinco años de libertad condicional. La respuesta de Cohen fue escribir un best seller y venderlo a través del internet, firmado y dedicado por él mismo en persona.

Apenas en octubre de 2016 nos regaló su último disco You want it darker, y ahí aprovechó para comentar: “El Nobel a Dylan es como ponerle una medalla al Everest, a la montaña más alta”.

“Dije recientemente que estaba preparado para morir, pero creo que exageré; tengo la intención de vivir para siempre”, sentenció.

Su traje gris, su bastón y su infaltable sombrero, único fiel compañero y testigo de una vida, lo acompañaron hasta el fin de la presentación unas semanas antes de su muerte.

Incluye el impresionante tema “Treaty”, que dice:

 

De su primer disco, compartimos su canción “The Future”:

 

Dame el control absoluto

sobre toda alma viviente

Y acuéstate a mi lado, nena

¡Es una orden!, Dame crack y sexo anal

Toma el único árbol que resta

y mételo por el hoyo

de tu cultura;

Devuélveme el Muro de Berlín

Dame a Stalin y a San Pablo

Dame a Cristo

o dame a Hiroshima

Destruye a otro feto ahora

De todos modos no nos gustan los niños

He visto el futuro, nena

Es homicidio.

Imprimir