Adiós al terrible 2016… - Leopoldo Mendívil | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017
Adiós al terrible 2016… | La Crónica de Hoy

Adiós al terrible 2016…

Leopoldo Mendívil

EXMO. ANTÓNIO DE OLIVEIRA GUTERRES, NUEVO SECRETARIO GENERAL DE LA ONU:

 

+Preferiría la paz más injusta a la más justa de las guerras

Cicerón

 

“¡Qué perverso poema a la brutalidad humana —la peor de todas— pronunció ayer lementunas provocación destinada a abortar la normalización de las relaciones ruso-turcas y torpedear el proceso de paz en Siria…

Supongo que si alguien pregunta a Putin el nombre de aquel pequeño bañado en polvo que en su cabeza se hizo lodo con la sangre del pequeño, demudado por el estruendo de la bomba que destruyó su departamento y mató a uno de sus hermanos, va a responder que no lo recuerda.

Si fuera sincero, respondería que no lo sabe porque ese fue uno de los millares de pequeños que murieron —junto a los otros millares de padres y madres— en los bombardeos sirios y rusos que acabaron con esa, la mayor y una vez la más bella e industrialmente poderosa ciudad de Alepo, la que recordó y a la que atribuyó, de alguna manera, Melih Gokcek, el policía de 22 años que asesinó al embajador Karlov, gritó en varias ocasiones antes de ser ejecutado por la policía.

¡Qué de barbaridades son capaces de decir los grandes poderosos del mundo cuando ese mismo mundo los está mirando y juzgando y las más de las veces condenando para la historia, que no para el presente porque en su mayoría, lamentablemente, esos multiasesinos terminan sus vidas bajo las sábanas y en sus hogares...!

¡Qué de barbaridades fueron cometidas a lo largo de este año que se va, como cada año que pasa en este mundo de humanos llamado Tierra!

¿Cuántos cientos de millones de toneladas de cuerpos humanos ha recibido la Tierra, asesinados por otros cuerpos también humanos? Niñas fieras han matado a tantos hombres, como los hombres mismos lo han hecho y todavía existen tipos en las-cumbres-del-poder-mundial  que acusan a un policía que mata a un embajador por motivos de su propia alma, de condenarlo torpedear el proceso de paz en Siria…

Es una gran fortuna que nuestro país no forme parte de la clase de los poderosos. No somos malos para matar, ya nos dio Felipe Calderón la oportunidad de verificarlo con sus propias cifras y las que han crecido en los años subsiguientes. Aquí se matan a balazos para ganar la oportunidad de matar a otros, o solo embrutecerlos a fuerza de las drogas que les venden; de gran calidad natural, por cierto la que aquí se siembra y se cultiva. Somos un país que no levanta porque no lo dejan y lo más elemental sería preguntar, luego de los renglones ya escritos, qué haríamos frente a otros pueblos si tuviéramos la oportunidad de pelearle sus territorios…

Pero si otro hubiese sido el lugar, solo un poco más al sur, en donde hubiese caído el asteroide de la guerra que cayó más allá del río Bravo, quizá los tendríamos sojuzgados como ahora esperamos que no nos vuelvan a sojuzgar ellos a nosotros…

En realidad, ya les cayó, o les broto del infierno a nuestros vecinos del norte, otro asteroide que ha lanzado rayos de chispas electrizantes que nos tienen amedrentados con más amenazas que se agregarían a los incendios, huracanes, crisis económicas, actos de corrupción y demás desgracias que nos vienen de más atrás pero que 2016 nos vino a poner al borde de la ruina.

Me dirá usted, excelentísimo don António de Oliveira Guterres, que el mundo está igual  peor que México.

Yo le respondo: ¡Ay de usted si en sus primeros cinco años al mando del mundo, nos lo entrega igual o peor..!

Y por hoy, aquí doy mis últimos teclazos de este malhadado 2016. Que no nos lo repitan, sería mi deseo para todos, pero ya nos lo anunciaron peor. ¡Brindemos el resto de este diciembre y carguemos las baterías de la responsabilidad para responde con éxito a esas amenazas. ¡Feliz 2017 y hasta enero próximo...!

 

m760531@hotmail.com;

Leopoldo Mendívil;

@Lmendivil2015

 

Imprimir

Comentarios