Mariguana sí, muertes no - Wendy Garrido Granada | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017
Mariguana sí, muertes no | La Crónica de Hoy

Mariguana sí, muertes no

Wendy Garrido Granada

Diez años de lucha contra el narcotráfico; 10 años de muertes; 10 años de corrupción y desgaste de las Fuerzas Armadas; 10 años de impunidad; 10 años de una guerra perdida.

El ex presidente Felipe Calderón inauguró el 11 de diciembre de 2006 la militarización del país contra un enemigo con muchos nombres: Los Zetas, Los Caballeros Templarios, Cártel Jalisco Nueva Generación, Cártel del Pacífico, Cártel de los Beltrán Leyva…

El enemigo no cedió, no desapareció, no menguó. Por el contrario, aceleró la descomposición del Estado mexicano, que perdió soberanía. La desigualdad social aumentó y el consumo de drogas no disminuyó. México se convirtió en un cementerio clandestino y en un campo de batalla sin reglas.

Con más de 150 mil muertos y 300 mil desaparecidos, el Estado está intentando dar pasos lentos y temblorosos hacia una nueva estrategia, la regulación y legalización de la mariguana.

Este 13 de diciembre, el Senado de la República aprobó la legalización de la mariguana medicinal, permitiendo que la Secretaría de Salud federal, a través de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, “diseñe y ejecute políticas públicas que regulen el uso medicinal de los derivados farmacológicos de la cannabis sativa, índica y americana o mariguana”.

La minuta turnada a la Cámara de Diputados se quedó muy corta de lo propuesto por el presidente Enrique Peña Nieto. No aumentó la cantidad de cannabis para portar como consumo personal de 5 a 28 gramos, que terminaría con la criminalización de los consumidores.

Sin embargo, esta primera iniciativa abre la ventana para la legalización de la mariguana en su uso recreativo y lúdico.

Una medida necesaria e inminente para luchar verdaderamente contra el narcotráfico. Significaría un fuerte golpe a sus ingresos monetarios que lo debilitaría para la producción de otras drogas y, sobre todo, para la compra de armas que matan a civiles y soldados.

La legalización de la mariguana también ayudaría a captar esos ingresos millonarios —ahora en manos de maleantes sanguinarios— y se podrían destinar a programas de prevención de adicciones, educación, generar empleos formales y hasta crear un turismo de consumo responsable alrededor de la cannabis. Se disminuiría el hacinamiento en las cárceles y los gastos del sistema de justicia.

Países como Uruguay y Holanda, así como algunos estados de nuestro vecino del norte, como California, Washington, Oregon, Colorado, Alaska y otros, han optado por regular el comercio de la mariguana y están experimentando sus beneficios.

En Colorado, por ejemplo, la industria de cannabis generó más de 18 mil empleos de tiempo completo en 2015 y aportó casi 2,400 millones de dólares al estado, según un artículo de Univisión.

Ámsterdam tiene una industria floreciente alrededor de la cannabis: repostería, dulces, alimentos y, sobre todo, sus famosos coffee shop, establecimientos dedicados exclusivamente a fumar mariguana, que atraen a millones de turistas extranjeros.

En México todavía estamos en una discusión conservadora y temerosa sobre los “peligros” de la mariguana. Como si el alcohol y el tabaco, drogas legales, no tuvieran impacto sobre nuestra salud o conducta social.

Sí a la legalización de la mariguana. No a una lucha contra el narcotráfico, donde “toda bala es una bala perdida”, como diría el escritor y periodista Juan Villoro.

@wendygarridog

wengarrido@gmail.com

Imprimir

Comentarios