Estas fiestas, ni cohetes ni "cuetes" | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

Estas fiestas, ni cohetes ni "cuetes"

Accidentes viales y quemaduras que presenentan con mayor frecuencia durante en las fiestas

Tres grandes riesgos de las fiestas

Llegan las fiestas y es parte de la tradición brindar y echar cohetes al aire para escuchar un sonido sordo, que no siempre gusta a toda la gente y puede ser muy peligroso.

Cuando se piensa que todo será felicidad para las familias, muchas de ellas al no tener precaución la pasan muy mal, porque los accidentes se incrementan, y entre ellos destacan los viales causados por la imprudencia de alguien que conduce bajo los efectos del alcohol y provoca accidentes graves, en las ciudades y en las carreteras, ya que al manejar superando los límites de velocidad establecidos para llegar más rápido con los seres queridos, se incrementan los accidentes que en muchos de los casos son mortales.

Por otro lado la manipulación de juegos pirotécnicos puede ser muy peligrosa, causar graves explosiones y sobre  todo cuando lo hacen los niños, sin la supervisión de un adulto, se incrementa el riesgo de quemaduras y explosiones que pueden terminar en la pérdida de alguna de sus extremidades o hasta de la vida.

Estos productos causan quemaduras de "segundo grado profundo y de tercer grado por fuego directo. Muchas de las veces al manipularlos,  ocasionan la pérdida de algún dedo o hasta la mano por esa causa. Los niños en edad escolar de primaria son los que más se accidentan porque no están preparados para usar esos productos.

Por lo general estos casos se deben a que los menores no son supervisados por un adulto, y muchas veces cuando no truena un cohete se piensa que se apagó y al recogerlo les explota en la mano.

Los accidentes por productos con pólvora son más frecuentes en varones, quienes se guardan los juegos pirotécnicos en las bolsas del pantalón. Lo que es frecuente es que se guarden las llamadas brujitas que se avientan y truenan y parecen muy inofensivas, se las guardan y se les olvida y la fricción con la ropa hace que se prendan y en lo que se quitan las prendas se queman las piernas o alguna otra parte del cuerpo.

Hay muchas formas sanas y seguras de festejar estas fiestas:

Lo más importante es estar con la familia, contando las anécdotas del año, jugando, cantando, bailando, preparando algún platillo, brindando entre los adultos con moderación y solamente con la intención de desear salud a los asistentes. También es especial la tradicional posada, teniendo cuidado al manipular las velitas y el palo para romper la piñata.

Hay que tomar en cuenta que hay varios brindis durante esta época, el alcohol se va acumulando en la sangre y el cansancio por las fiestas impide tener mejores reflejos, por lo que se recomienda no manejar en estas condiciones o retar a que alguien lo haga, bajo los efectos del alcohol.

Si se va a viajar para ver a los seres queridos y familia, hay que respetar las reglas viales de las carreteras y no manejar cansados o con prisa. Evitar distraerse con celulares o mensajeando es fundamental para evitar accidentes. Las felicitaciones hay que mandarlas antes o después del viaje.

El estrés de estos días también se hace presente y se refleja en el aumento de violencia, la que tiene que ser controlada para evitar daños a otras personas o exponerse uno mismo.

Evitar usar cohetes y denunciar a quienes lo estén utilizando, la SEDENA tiene la facultad de regular su uso, pero cada quien decide sobre la seguridad de sus fiestas. No los compres, no los uses, no los dejes al alcance de los niños.

Si se quiere apreciar un espectáculo con fuegos pirotécnicos, hay que acudir a uno de los lugares en donde especialistas los manejan, esto sobre todo es parte de la tradición de fin de año en muchos lugares del mundo.

 

Imprimir