Telemedicina, estrategia global de salud | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

Telemedicina, estrategia global de salud

La Universitat Oberta de Catalunya (UOC) colabora con la Organización Panamericana de la Salud para implementar la telemedicina con éxito

Aplicaciones de salud en línea y de salud móvil benefician al paciente

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha publicado un informe, con la colaboración de los Estudios de Ciencias de la Salud de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), que explica cómo implantar con éxito los servicios de salud en línea (e-salud) en entornos sanitarios. El documento forma parte de la estrategia global de la salud en línea (2014-2019) de la OPS en los países de América Latina para optimizar y mejorar los servicios de salud mediante el uso de aplicaciones de salud en línea y de salud móvil (m-salud), la capacitación de los profesionales sanitarios y la ampliación del alfabetismo digital.

Francesc Saigí, director del programa de Telemedicina de la UOC, explica que el informe pone de manifiesto que la implementación de la telemedicina aporta los siguientes avances:

1. Favorece la atención integral de los pacientes. La telemedicina facilita a los médicos hacer seguimiento de los pacientes crónicos y de las enfermedades de baja prevalencia, conteniendo los costes y mejorando la calidad asistencial. Además, permite la educación en medicina preventiva de los usuarios y la formación y el apoyo en la toma de decisiones de los profesionales sanitarios.

2. Rompe la desigualdad de acceso a los recursos sanitarios. Según explica el informe de la OPS, incluso entre los ciudadanos y ciudadanas de un mismo país y sistema sanitario, puede haber diferencias de acceso a la salud sustanciales.

La incorporación de la telemedicina facilita la disponibilidad de los servicios asistenciales en zonas rurales y alejadas de los hospitales de referencia, independientemente de la localización geográfica. De este modo, los usuarios pueden destinar a cuidar de la propia salud gran parte del dinero utilizados en desplazamientos y estancias en las ciudades donde están los centros hospitalarios.

Para el experto, las desigualdades son evidentes. Así como las personas residentes en una ciudad pueden ser atendidas de un accidente vascular cerebral en un centro terciario con acceso a un especialista en neurología en un periodo relativamente corto de tiempo, los residentes en otras zonas pueden necesitar ser trasladados a más de 70 kilómetros hasta llegar al hospital.

3. Reduce el tiempo de espera tanto en el diagnóstico como en el tratamiento mediante consultas remotas desde los centros de atención primaria a los especialistas de urgencia de los hospitales de referencia. Este sistema disminuye el número de derivaciones a hospitales y evita complicaciones por la espera puesto que en pocos minutos se puede obtener un diagnóstico preciso e instaurar el tratamiento adecuado. En este sentido, el uso de las tecnologías puede tener un impacto definitivo en la salud del paciente.

4. Da lugar a nuevos entornos organizativos y al trabajo en red. La telemedicina permite la globalidad y la interoperabilidad en las organizaciones sanitarias. Pese a las resistencias internas por tener que cambiar la forma de trabajar y las dificultades de introducir cambios organizativos en los servicios asistenciales, la telemedicina facilita la viabilidad de nuevos modelos organizativos y de gestión en red con la vista puesta en la continuidad asistencial y la atención centrada en el paciente.

5. Incrementa la eficiencia de los servicios de salud porque permite coordinar y compartir recursos sanitarios geográficamente alejados o rediseñar los servicios para optimizar los recursos. Saigí recomienda que, para implantar un servicio de telemedicina, las políticas y estrategias tengan en cuenta la realidad y las necesidades del entorno concreto; que los profesionales de la salud implicados sean copartícipes de los proyectos de telemedicina; que se use tecnología amigable y fácil de utilizar; que se involucren instituciones científicas y organizaciones internacionales en el proceso; que se ponga al paciente en el centro del servicio, y que se aseguren la legalidad ética, la privacidad y la seguridad de los datos.

6. Permite que los pacientes estén más informados y sean más responsables de su enfermedad. La implantación de la telemedicina representa un cambio cultural no solo para los profesionales de la salud, sino también para los propios pacientes. La asistencia remota permite la atención continuada del paciente crónico en su propio hogar, y el paciente toma un rol activo en la gestión de su enfermedad.

Imprimir