¡Sing! y el talento que supera los miedos | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

¡Sing! y el talento que supera los miedos

La productora Illumination Entertainment, perteneciente a Universal Studios, le ha entrado en los últimos años con sus propuestas. Sorprendió con películas como Mi villano favorito (2010), y después se estancó en esa historia con la secuela (se espera una tercera entrega) y la película de los Minions. Había presentado sin mucho éxito Hop (2011) y Lorax: En busca de la trúfula perdida (2012).

Sin embargo este 2016 se ha renovado. Para los estrenos de verano presentó La vida secreta de tus mascotas, un lanzamiento que buscaba encantar a un público infantil. Lo consiguió. Ahora para cerrar el año estrena ¡Sing! con el que busca llegar a un público mucho más amplio.

Lo interesante en ¡Sing! es darnos cuenta que por fin Illumination Entertainment ha encontrado una forma más nutrida de competir en calidad narrativa y dramática con otras películas animadas de los últimos tiempos. Nos presenta una divertida fabula en la que se cuenta la historia de un mundo habitado por animales que tienen una vida tan convencional como la que conocemos en la realidad.

En este mundo se unirán una serie de historias gracias a Buster Moon, un optimista koala que regenta un teatro, quien busca hacer realidad sus sueños y decide materializar su pasión con un proyecto que lo lleve al éxito y que también logre salvar su teatro que pasa por uno de sus peores momentos. El sueño de su vida lo encuentra en hacer el concurso de canto más importante del mundo bajo la idea de que cualquier animal de cualquier contexto podrá encontrar a las voces más impresionantes; él muestra siempre su optimismo a que en los animales comunes y corrientes encontrará a aquellas estrellas que han brillado en el anonimato.

En el camino se encuentra con personajes tan encantadores y entrañables que lo acompañarán en esta aventura: El ratón Mike, cuya voz es tan suave como la forma en que engaña a todos; Rosita, una exhausta y sobrecargada madre de 25 cerditos; el joven gorila Johnny, que pertenece a un clan de mafiosos y que intenta alejarse de su familia de criminales; la puercoespín punk-rock Ash, que intenta deshacerse de su arrogante novio y cantar en solitario; y la tímida elefanta adolescente Meena, que padece de un grave caso de pánico escénico.

A lo largo de la historia se muestran las dificultades que tienen que atravesar este grupo de talentos, con momentos divertidos sin recurrir a un humor burdo, sino con una precisión ejemplar sobre el drama y la comedia. Es una película que si bien recurre a fórmulas ya vistas en cine, lo hace de manera hábil para entretener y dejar un mensaje inspirador gracias a la buena construcción de sus personajes, desde sus contextos hasta sus espectaculares momentos musicales.

Es sin duda una de las mejores películas animadas del año y eso gracias  también a su extraordinario cast de doblaje en inglés con talentos como Matthew McConaughey, Reese Witherspoon, Seth MacFarlane, Scarlett Johansson y la cantante Tori Kelly. Sin embargo, su mayor pecado y horroroso error es el doblaje en español, que vuelve a apostar por tener “estrellas del momento”, para crear más audiencia, ni Benny Ibarra ni Ashley del grupo Ha*Ash aportan mucho salvo el caso de Hanna que da voz a la cerdita, quitándole la oportunidad a los verdaderos profesionales del doblaje.

 

¿Por qué él?

Director: John Hamburg (EU, 2016)

A veces me resulta sorprendente cómo grandes actores son tan “audaces” para entrar en proyectos tan burdos. En este caso tenemos a James Franco y a Bryan Cranston que después de unos años con proyectos que los han llevado a tocar la cima, se atreven a formar parte de esta comedia tonta. La película narra la rivalidad entre Ned (Cranston), un padre hiperprotector, y el nuevo novio de su amada hija, estudiante en Stanford. Él resulta ser Laird Mayhew (Franco), un multimillonario de Silicon Valley pero socialmente poco convencional. La película no tiene más que ofrecer que una serie de gags vergonzosos, con una historia llena de groserías y lenguaje coloquial que pretenden hacerla divertida pero que sólo provocan repugnancia en el espectador.

 

Un padre no tan padre

Director: Raúl Martínez Solares (México, 2016)

Héctor Bonilla interpreta a don Servando, patriarca de ochenta y cinco años que vive tranquilamente en una residencia de ancianos. Un padre no tan padre, comedia dirigida por Raúl Martínez y escrita por Alberto Bremer, comienza cuando Servando es expulsado de su hogar de retiro. Este patriarca mexicano, de pronto no sabe qué hacer con su vida. Es entonces cuando su hijo menor, Francisco, decide acogerle. Don Servando se adentrará entonces en el mundo de su hijo Francisco. Descubrirá entonces la verdad que desconocía sobre su forma de vida: vive con una comunidad de personas desconocidas y bastante extrañas para el anciano. Don Servando y su hijo Francisco deberán trabajar juntos para no acabar matándose el uno al otro.

 

Rogue One: Una historia de Star Wars

Director: Gareth Edwards (Estados Unidos, 2016)

Mucho se ha hablado de lo brillante que ha sido la nueva entrega del universo Star Wars, sin embargo es una pieza sobrevalorada. Esta vez, el Imperio Galáctico ha terminado de construir el arma más poderosa de todas, la Estrella de la muerte, pero un grupo de rebeldes decide realizar una misión de muy alto riesgo: robar los planos de dicha estación antes de que entre en operaciones, mientras se enfrentan también al poderoso Lord Sith conocido como Darth Vader, discípulo del despiadado Emperador Palpatine. Filme ambientado entre los episodios III y IV de Star Wars, en el que se muestra con descaro la modificación del tono en las películas de la saga desde que cayó en manos de Disney. Se trata del más cursi episodio de este universo, con escenas espectaculares que le dan entretenimiento necesario para que los fanáticos queden satisfechos, pero no para catalogarla dentro de las mejores.

 

Imprimir