Alto al Secuestro reporta 2% más plagios en 2016 | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

Alto al Secuestro reporta 2% más plagios en 2016

El plagio aumentó 2 por ciento en los primeros 11 meses de 2016, en comparación con el mismo periodo del año pasado, reportó la organización Alto al Secuestro.
En su informe mensual correspondiente a noviembre, indicó que la cifra pasó de mil 665 casos totales entre enero y noviembre de 2015, a mil 694 en el mismo lapso de este año.
“Cerramos 2016 sin una estrategia contra el secuestro, sin un plan nacional para erradicarlo, con miles de víctimas desprotegidas y con una gran impunidad”, señaló.
Indicó que en lo que va de la presente administración se han denunciado 8 mil 677 secuestros, lo que significa que en nuestro país cada día, en promedio, seis personas son privadas ilegalmente de su libertad.
Añadió que en el mes de noviembre se registraron 182 secuestros con 224 víctimas, lo cual representa un aumento de 6.4 por ciento en comparación con el mes de octubre, mientras que las detenciones disminuyeron 13.7 por ciento.
De acuerdo con los datos de la asociación que encabeza Isabel Miranda de Wallace, durante noviembre, los estados con mayor número de secuestros fueron el Estado de México con 41, Veracruz con 27 y Tamaulipas con 24.
Alto al Secuestro reconoció que existen cuatro estados con la mayor cantidad de detenidos, pero dichas entidades son las que también reflejan un repunte en el delito de octubre a noviembre. Se trata de Veracruz, el Estado de México, la Ciudad de México y Tabasco.
“Las víctimas de secuestro siguen sin tener abogados victimales que les brinden asesoría y acompañamiento desde el momento de la denuncia, a la fecha sólo 17 estados tienen Comisión Ejecutiva para atenderlas y sólo 6 cuentan con fondo de apoyo para brindar medidas de ayuda y de reparación del daño”, indicó.
Finalmente, Alto al Secuestro lamentó el hecho de que la mayoría de las Unidades Antisecuestro, incluso la Federal, siguen sin contar con recursos humanos, tecnológicos ni salarios dignos, lo que refleja la falta de compromiso de todos los estados para acabar con este flagelo.

Imprimir