La pirotecnia en el promedio de la ilegalidad - Carlos Matute González | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017
La pirotecnia en el promedio de la ilegalidad | La Crónica de Hoy

La pirotecnia en el promedio de la ilegalidad

Carlos Matute González

La Sedena, después de la tragedia de San Pablito, Tultepec, Estado de México, declaró que el 75% de los productos pirotécnicos que se comercializaban en el mercado devastado por las explosiones es ilegal (La Crónica de Hoy 22-12-16), lo que está en el promedio de la ilegalidad que se registra en el país.

La venta de mercancía pirata y de contrabando asciende al 1.25% del PIB, según la Canacintra; el empleo informal que no paga cuotas del Seguro Social ni Impuesto Sobre la Renta representa el 57.4% de la población económicamente activa, esto sin considerar la subdeclaración; el mercado ilícito del tabaco creció del 2% al 17% del 2011 al 2014; 8 millones de personas padecen problemas de salud por consumir medicinas del mercado negro; la evasión fiscal representa el 6.7% del PIB, según el SAT, y sigue un largo etcétera.

Estas cifras, esta realidad evidente que nos golpea los sentidos todos los días, debieran ser suficientes para hacernos entender que es necesario atacar las causas y no los efectos de los problemas político-sociales. La anomia social y la baja efectividad de la autoridad en el cumplimiento de las normas es uno de los motivos que haya proliferado entre la población la percepción de que el más grave problema que padecemos es la corrupción, que es un efecto de las condiciones de desigualdad social, exclusión económica, privilegios y prebendas a grupos, y no es la causa.

¿Por qué existía un mercado dedicado a la pirotecnia con pobres medidas de protección civil? ¿Por qué las autoridades federales, estatales y municipales lo toleraban? ¿Por qué los comerciantes y artesanos arriesgan su vida en estas condiciones de inseguridad? ¿Por qué tenía miles de clientes? ¿Por qué, si había antecedentes de accidentes similares, nadie actúo en consecuencia? Todavía hay declaraciones de Juan Ignacio Rodarte Cordero, director general del Instituto Mexiquense de la Pirotecnia, en las que afirma que el mercado de San Pablito es el más seguro de Latinoamérica. ¿Cómo estarán los demás?

La vigencia de las leyes de la jungla, del más vivo, del más fuerte, del más audaz o del influyente, quedó en evidencia nuevamente y no es un problema cultural, sino la forma de organización jurídico-político-económica-social, es decir, del Estado mismo. Tampoco es una cuestión que ataña exclusivamente a los gobiernos y a los otros entes públicos, ni se va a resolver con destinar mayor presupuesto al combate a la corrupción, a la transparencia o a la rendición de cuentas. 

Habrá chivos expiatorios, desgarramiento de vestiduras, así como apoyos a los deudos y a quienes perdieron su fuente de trabajo. El mercado se reconstruirá y no auguro que sea en condiciones distintas a las que ocasionaron el fatal accidente. Se emitirá legislación más rígida, así como temporalmente aumentarán las acciones de verificación de cumplimiento de la normatividad de armas de fuego y protección civil, también habrá mayor vigilancia a la actividad pirotécnica, pero la causa principal que provoca estas situaciones de riesgo es que es más provechoso actuar en la ilegalidad, que dentro del orden jurídico.

Por un lado, las autoridades federales, estatales y municipales carecen de los recursos suficientes para cumplir la ley que progresivamente les amplía la competencia y obligaciones. No hay una correlación entre las tareas a desempeñar y el presupuesto asignado o el recurso humano profesionalizado disponible. Este fenómeno es más angustiante en los municipios, que no cuentan con lo indispensable para cumplir con sus atribuciones básicas y los cuerpos de inspectores están mal pagados y peor supervisados.

Por el otro, el control de la fabricación y comercialización de los productos pirotécnicos resulta casi imposible en la medida que es una actividad artesanal, poco industrializada, e incluso familiar. La verificación del cumplimiento de la normatividad federal requiere de un gran número de inspectores. Ahí están los elementos del círculo vicioso.

La prohibición absoluta de los juegos pirotécnicos no soluciona el problema de su consumo, extendido en la población para las fiestas religiosas, así como para propósitos recreativos y la regulación ha resultado insuficiente, tal y como sucede en otras actividades.  Además, el ingreso de muchas familias en Tultepec proviene de esta industria y seguramente muchos corren riesgos en su propia casa, cuando producen o almacenan material inflamable sin acatar normas mínimas de seguridad.

La reproducción y proliferación de círculos viciosos en los procesos económicos vinculados con la actuación de la autoridad, la falta de oportunidades de empleo bien remunerado en la formalidad, el costo diferencial que paga quien cumple la normatividad y que elude quien opera en la ilegalidad, así como la incongruencia entre atribuciones estatales crecientes y presupuesto disponibles para la operación de la autoridad decrecientes, son las causas que hay que corregir, si queremos reducir el promedio de la ilegalidad. 

cmatutegonzalez@yahoo.com.mx

Imprimir

Comentarios