¿Qué renace? - César González Madruga | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017
¿Qué renace? | La Crónica de Hoy

¿Qué renace?

César González Madruga

Lo que nunca muere, los valores y los principios universales que siempre deben existir en las nuevas formas de vida, como la justicia, la fraternidad, la libertad, la honestidad, la paz, el respeto, el amor incondicional, el servicio; que a pesar de los cambios en los ciclos de la historia, viven día a día en la existencia comunitaria que hoy busca retomar su gobernanza. Renace la proyección de todo lo que fue en un solo Ser para que a partir de esa unidad se devele todo cuanto será. En los claroscuros de la memoria, el discernimiento de la conciencia presente es el filtro. En la filosofía del laberinto de la soledad del mexicano, desarrollada por Octavio Paz, emerge como pregunta frecuente en la actual generación: ¿para qué traer un hijo a este mundo de hiper contaminación y violencia? La respuesta emerge de la naturaleza, como la guía para que el ser humano se comprenda en su infinitud. La brega de la eternidad no es otro mundo después de la muerte, sino de la vida misma, aún cuando el “Yo” no esté en ella. Sólo la inmortalidad del “ciclo de la vida” alcanza la facultad de la eternidad del alma. Sólo el nacimiento puede conquistar la muerte. La vida al igual que el amor se estanca cuando se le contiene. Ante la imposibilidad de poseerla, sólo se puede fluir constantemente en ella, a través de la conexión con la fuente inagotable de donde emana y ése es el mismo origen a partir del cual ha sido diseñada la vida para su función vital, la inmortalidad del ser, dentro del alma del cuerpo social, para cada generación; no posee la vida, la vive, fluyendo en ella.

¿Cómo ser inmortales en lo colectivo? Si el universo es infinito, es por la capacidad de recrearse, regenerarse y expandirse en una constante recurrencia al renacimiento. El ser humano, para fundirse en ese universo como alma inmortal, precisa ajustarse a las leyes del amor y el respeto en este planeta que pertenece a la vida. La libertad conferida al ser humano de preservar el ciclo de la vida en esta Tierra como ser de amor, le otorga la vida eterna del alma.

La exaltación final para morir y renacer en vida es el esfuerzo de vencerse a sí mismo por voluntad propia. El esplendor de una persona o sociedad consiste en alcanzar un nivel de conciencia colectiva que exige dar más de sí mismos, como los atletas que superan las marcas olímpicas para lograr estadios superiores. La sociedad supera sus debilidades creando fortalezas para alcanzar niveles más altos de honestidad, justicia, paz, amor, felicidad y armonía con el entorno. El riesgo que corre esa cultura puede perderse por degradación, como está sucediendo con México. y de allí nace esta convocatoria a sumarse para turbar la degradación y dignificar el espíritu. Puede haber caos mimético y simulado, pero sólo la turba legítima del Pueblo y ciudadanos organizados en conciencia pro-activa puede restaurar el orden.

Cada generación ha tallado su esencia genética usando como cincel las pruebas de la templanza para formar una mente apta para incorporar nuevamente el Todo; cuanto emergió y arribó a esta Tierra. La generación del renacimiento mexicano es la capacitada para remendar, restaurar y recrear una forma de vida de acuerdo al orden cósmico desde donde pueda nacer siempre la novedad. Remendar la mentira con la verdad, a la ignorancia con la sabiduría y la parte con el todo; Restaurar la memoria del olvido del amor, mente y vida; Recrear el poder del libre albedrío.

Una equilibrada cultura simbiótica.

Rector del Renacimiento Mexicano

 

Imprimir

Comentarios