¿En qué lugar de la fila me toca? Ordinales, cardinales y partitivos - Carlos Alberto Patiño | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017
¿En qué lugar de la fila me toca? Ordinales, cardinales y partitivos | La Crónica de Hoy

¿En qué lugar de la fila me toca? Ordinales, cardinales y partitivos

Carlos Alberto Patiño

Se nos acaba este año que fue el de la conmemoración de los 400 de las muertes de Cervantes y Shakespeare. Fue el mismo día y no. Lo fue por la ocurrencia del día, pero no lo fue por las fechas. El calendario juliano y el gregoriano no se aplicaban en España y en Inglaterra al mismo tiempo. Recordemos que unos eran católicos que obedecían al Papa y los otros eran herejes anglicanos por culpa del corazoncito querendón del rey Enrique VIII (No el “Octavo Enrique” de los Ermitaños de Herman en cover de Los Ovnis —“Y todos eran enriques, nunca hubo un Juan o Bernabé”—, guiño generacional).

El aniversario es el cuadragentésimo no el “cuatrocientosavo”, como ponen algunos diarios por ahí, y hasta en las secciones culturales.

Me consta que los números ordinales se enseñan en la primaria, como lo son los cardinales y los partitivos o de fracción.

Pero en algún momento en los cerebros nacionales se borra la información y los que no son números de uso cotidiano para hacer cuentas (los cardinales) todos se complementan con “avo”, después del diez.

Así, décimo lo entiende todo mundo. El tercer y cuarto lugar lo tenemos bien identificado por los resultados olímpicos. Pero es más famoso el “onceavo” que el “decimoprimero” o “undécimo”, y nada qué decir del “duodécimo” o “decimosegundo”, que para ciudadanos de a pie, reporteros y hasta maestros y doctores reales y honoris causa es lo mismo que “doceavo”

“Avo” es terminación para fracciones, para los partitivos. Los de orden son los ordinales, los otros, los de la secuencia aritmética son los cardinales.

¿Vamos bien o me regreso?

“Onceavo” no es el que va después del décimo, es la fracción en once partes: 1/11. Así también doceavo (1/12) y treceavo (1/13)... Cuatrocientosavo (1/400), entonces, no es igual que cuadragentésimo. El primero es una fracción y el otro ocupa una posición.

El “centésimo” tiene dos valores. Es la fracción decimal y el lugar 100. Lo mismo ocurre con el décimo y el milésimo.

El ordinal de 40 es cuadragésimo y el de 50 es quincuagésimo.

Para 150 es centésimo quincuagésimo, pero existe en adjetivo, “sesquicentenario” para celebrar esa cantidad de años.

Si se va a conmemorar un bicentenario, existe el ordinal “ducentésimo”.

Para los 500 es “quingentésimo”  y para los 600 es “sexcentésimo”.

A 700 le toca “septingentésimo”, para 800 es “octingentésimo” y a 900 le toca “noningentésimo”.

¿Ya podemos distinguir cardinales, ordinales y partitivos? ¿Volveremos a decir “treceavo lugar”, en vez de “decimotercero”?

Si la duda apremia, el Diccionario del español de México tiene un apartado sobre la escritura de los números (http://dem.colmex.mx/repository/pdfs/numeros.pdf).

 .-.-.-.-.-.-

La infaltable amiga de este espacio, Marielena Hoyo, preguntó por el uso de porcentajes.  “¿Cuando se hace referencia a un porcentaje, es mejor citarlo como tal o con el signo, y si de ser esto último, si se coloca inmediato a la cifra, sin dejar espacio?”.

Es cuestión del estilo de medio si se desea poner el signo “%” o las palabras “por ciento”. Si se opta por el signo, no se deja espacio entre los números y el signo “20%”.  Si se decide emplear las palabras es con espacio “19 por ciento”.

Y sigue la colega Hoyo: “Igualmente, le agradeceré la oportunidad de que cuando lo crea pertinente, pudiera puntualizar en el uso correcto del ‘a sí mismo’, ‘asimismo’ y ‘así mismo’, que de manera continua es término mal aplicado. Me desespera, porque en documentos oficiales y en las legislaciones y normatividades, y ya no se diga en el periodismo escrito, es común su mal empleo. A nivel académico de igual manera.”

La respuesta la tomo del Centro Virtual Cervantes (http://cvc.cervantes.es/lengua/alhabla/museo_horrores/museo_020.htm): “Así mismo: se considera una locución adverbial afirmativa (Diccionario panhispánico de dudas), y se usa con el sentido de ‘también’.

Así mismo, me vino a decir que comprara otro coche.

Es necesario así mismo que vengas conmigo esta tarde.

“Hay que tener en cuenta, que se escribe igual la unión del adverbio modal así reforzado con el adjetivo mismo; en este caso, es necesario siempre escribirlo separado:

Lo traje así mismo (es decir, no de otra manera).

“Asimismo: es un adverbio, sinónimo de la locución adverbial así mismo (‘también’), aunque la Real Academia Española prefiere el adverbio asimismo.

No paró de maldecirme durante el viaje. Me insultó asimismo cuando me bajé del coche.

“Es un error escribir: *asímismo, aunque esta sea su pronunciación.

“A sí mismo: se trata de una locución, en donde se unen una preposición (a), un reflexivo () y un adjetivo de identidad (mismo). El adjetivo, por su propia naturaleza, admite variaciones de género y de número.

Pedro se peina a sí mismo.

María se peina a sí misma.

María y Pedro se peinan a sí mismos.

María y Elena se peinan a sí mismas.”

.-.-.-.-.-.-.

Regaños. Escribe la Agencia Efe: “Aunque en un principio se barajó un robo como móvil del robo, la Policía lo ha descartado...”.

Vamos, la agencia española es más hábil que los famosos prestidigitadores como el mítico Chen Kai, quien para sus juegos mágicos tenía que barajar más de una carta. Además de que si el robo es el móvil del robo estamos en la tierra de Perogrullo.

Veamos el DLE: “1. tr. En el juego de naipes, mezclar unos con otros antes de repartirlos.

2. tr. Mezclar y revolver unas personas o cosas con otras. U. t. c. prnl.

3. tr. Considerar las varias posibilidades o alternativas antes de tomar una decisión.”

O sea (no “osea”, como mal escriben los chavos), no se puede barajar un solo elemento, por más sagaz que sea el detective a cargo. De esta manera, el texto debió decir: “Se consideró un robo como móvil del asesinato”.

.-.-.-.-.-

La palabra que pedía El Arca de Arena no fue encontrada. La dejaré vigente. A ver (no “haber”) si en la última semana del año hay respuesta. La repito. El Arca se preguntó: “¿Tiene un nombre la acción de quitar las cuerdas de las orillas de las velas? También se relaciona con los flotadores de los aparejos para la pesca.”

.-.-.-.-

Felices fiestas.


caralpat@gmail.com
@caralpat
http://giroscronica.blogspot.mx

Imprimir

Comentarios