Migrantes en la edad más productiva, lo que rechaza Trump | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

Migrantes en la edad más productiva, lo que rechaza Trump

Los mexicanos que son devueltos por la autoridad migratoria de EU tienen en promedio 31 años, edad en la que son muy redituables para quienes les contratan El Colegio de la Frontera Norte y la Secretaría del Trabajo, entre otras instancias, tienen los primeros datos sobre nuestros repatriados en 2016

Migrantes en la edad más productiva, lo que rechaza Trump | La Crónica de Hoy

De acuerdo a datos actualizados al 2016, los migrantes mexicanos expulsados por los Estados Unidos se encuentran en la etapa más productiva de su vida, cuentan con un promedio de 31 años e incluso 7 de cada 10 está por debajo de los 35 años de edad. Es decir, presentan la edad ideal para ocupar puestos laborales y resultar sumamente redituables para quienes les contratan.

Este flujo de repatriados es el que Donald Trump ha prometido multiplicar en los primeros meses al frente de la Casa Blanca. Los compromisos discursivos del presidente electo, aun cuando ha venido reduciendo las cifras respecto a lo que dijo en la etapa más temprana de la campaña, auguran 3 millones de deportaciones; lo que, por supuesto, no considera la contribución que esta potente fuerza laboral puede estar realizando a la economía norteamericana.

La edad productiva en los migrantes mexicanos que lograron llegar a EU, se acompaña (desde hace tiempo) por estudios que suelen llegar a la secundaria. Muy rara vez, el migrante mexicano es analfabeta o con pocos años de primaria y ya aparecen entre ellos los que realizaron estudios superiores o tiene preparación técnica completa. En contrapartida, la mayoría de los migrantes deportados regresa sin que su estancia en el norte los haga bilingües: vuelven sin siquiera hablar mal el inglés.

La información anterior y otros datos presentados en este texto son detectables gracias a los primeros resultados de la Encuestas sobre Migración en las Fronteras Norte y Sur 2016, o Emif, como también se le conoce a este ejercicio destinado a valorar el impacto de los flujos migratorios entre México y Estados Unidos.

El estudio, encabezado por el Colegio de la Frontera Norte con apoyo de instancias gubernamentales, en especial de la Secretaría del Trabajo federal, se ha realizado desde 1993. Ahora, con el 2017 y el ascenso al poder de Donald Trump en puerta, se vuelve una de las principales herramientas para determinar el posible impacto que tendría en el mercado laboral mexicano una eventual vuelta masiva de migrantes.

Una sección entera del trabajo sirve para determinar las características de los deportados nacidos en México y que residieron en Estados Unidos. Una masa de entre las 200 mil y 300 mil personas en esta situación, deberá ser absorbida por el mercado laboral nacional si de verdad se torna más difícil permanecer o llegar a los Estados Unidos.

A esa cifra, que contempla exclusivamente a los entregados por autoridades migratorias estadunidenses a sus análogas mexicanas, hay que sumar 110 mil más que flotan en las ciudades mexicanas de la frontera norte esperando la oportunidad de pasar al otro lado.

REGRESO POR TRUMP.  Es difícil prever si se materializará uno de los mayores temores en torno al hoy presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump. Devolver migrantes mexicanos que hoy se encuentran trabajando en territorio estadunidense no es sólo un asunto de voluntad.

El caudal actual de deportados se ha mostrado estable en los últimos años, aunque los primeros resultados de la Emif 2016 auguran, por tendencia, una cifra futura similar o ligeramente menor.

Cabe recordar que los canales de deportación fueron particularmente explotados durante la administración de Obama.

Un aspecto social relevante en este tema, en el que la xenofobia no puede dejarse de lado, es el de la integración de los migrantes a la sociedad propiamente estadunidense.

Como se mencionó, muchos mexicanos deportados no aprendieron inglés en su entancia en los EU, y si bien su nivel de estudios formales es frecuentemente de secundaria (44.18 por ciento), sólo 4 por ciento de ellos alcanzaron este nivel educativo en los sistemas escolares de los Estados Unidos.

La reducida cifra de egresados de los High School y College tiene congruencia con otros elementos que arroja la propia encuesta Emif y que señalan una integración relativamente baja a la cultura anglosajona.

No espiko. Sólo 10 por ciento de los mexicanos devueltos desde el norte señaló (durante las entrevistas realizadas por el Colegio de la Frontera Norte en 2016) que habla inglés con soltura. Aun sumándole a quienes señalan que lo hablan mal, el resultado serìa que sólo uno de cada tres logra comunicación en ese idioma. El resto depende completamente del español.

La capacitación formal recibida en sus trabajos previos (en los que se realizaron en México) también es poco significativa, lo que representa otro factor no muy positivo del perfil que ha detectado la Emif.

Cerca de la tercera parte de estos migrantes cuentan que su última estancia en el norte se prolongó por más de un año. Un 14 por ciento del total de deportados durantes 2016 ya estaban planeando su regreso a los Estados Unidos (debe aclararse que la encuesta fue levantada antes del triunfo republicano y lo que eso representa en amenazas de deportación).

Además del Colegio de la Frontera Norte y de la Secretaría del Trabajo, otras instancias públicas utilizan la Emif para valorar el impacto de la migración en sus áreas de interés.

La Emif se basa en entrevistas directas, en este caso a los migrantes devueltos en diferentes puntos a lo largo de la Frontera.

Los datos de 2016 han comenzado a ser liberados aún antes de concluir el año, lo que permitirá conocer los detalles del perfil del migrante mexicano, el mismo que está en la mira de los discursos del triunfante candidato Donald Trump.

El propio Secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida, señaló en noviembre pasado, en entrevista con Crónica, que, si bien había que prever diferencias entre lo señalado por el candidato Trump y lo que hará como presidente estadunidense, es importante pronosticar diferentes escenarios con base en los datos disponibles.

Parece haber llegado el momento de que los datos duros  y estadísticos ayuden a planear un futuro... uno que no es del todo prometedor.

 

 

 

MÉTODO
La Emif es un trabajo realizado por el Colegio de la Frontera Norte, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, el Consejo Nacional de Población, la Secretaría de Goberanción, Relaciones Exteriores y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación. Se aplica actualmente en ambas fronteras del país.
Lla Emif es un observatorio estadístico fundamental para el estudio de la migración mexicana.

La Emif busca profundizar en el conocimiento del fenómeno migratorio laboral a la frontera norte de México y a Estados Unidos, destacando sus características, volumen y tendencias, así como sus efectos en el mercado de trabajo e impactos en ambas sociedades.

 

Imprimir