Arzobispo de Tierra Santa pide la reconciliacion en la región | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

Arzobispo de Tierra Santa pide la reconciliacion en la región

Foto: Tomada de Internet

El arzobispo de Tierra Santa, Pierbattista Pizzaballa, que ofreció la misa de Gallo en Belén, destacó la importancia del diálogo para reconciliar a la región y pidió que se "abran las puertas" para dejar que la Navidad enseñe la alegría de la paz.

En la homilía, el administrador apostólico del Patriarcado Latino, arzobispo Pierbattista Pizzaballa, dijo que el perdón y no la venganza puede cambiar los pensamientos de enfrenamiento en amor fraternal.

También aprovechó su homilía para abogar por la compasión por los refugiados y que se ponga fin a la violencia que arruina el Oriente Medio.

"Tenemos miedo al extraño que llama a la puerta de nuestra casa y en las fronteras de nuestros países", dijo en la misa, a la que asistieron el presidente palestino, Mahmud Abbas, y otros dignatarios.

"Las puertas cerradas, defendieron las fronteras, antes de las elecciones personales y políticos, son una metáfora para el temor de que, inevitablemente, se reproducen las dinámicas violentas de la actualidad".

Designado administrador apostólico del Patriarcado Latino por el papa Francisco el pasado junio, Pizzaballa, de 51 años, desempeña el cargo de jefe de la Iglesia en Tierra Santa hasta que sea nombrado un nuevo patriarca.

La seguridad era estricta en todo Israel, donde coincidió con el festival de Navidad judía de Hanukkah.

Miles de peregrinos y turistas de todo el mundo junto con los cristianos locales se han reunido en la ciudad bíblica de Belén en el territorio palestino ocupado de Cisjordania para celebrar la víspera de Navidad en el lugar natal de Jesús.

La seguridad fue particularmente severa en Belén tras los recientes ataques mortales contra cristianos en Egipto y Jordania.

Sin embargo, los fieles desafiaron el clima frío fuera de la plaza de Manger cantando canciones tradicionales de Navidad en árabe que se escuchaban a lo largo de la entidad mediante altavoces.

Muchos fieles rezaron por el fin de la ocupación y también lo hicieron para que no haya más ataques terroristas y la solución pacífica del conflicto en Siria.

Turistas y cristianos locales se pasearon alrededor de la plaza iluminada por luces rojas y doradas y un gran árbol de Navidad, visitando tiendas de souvenirs y restaurantes.

Las festividades de Navidad han traído un impulso de la alegría a los cristianos en Tierra Santa, que compone apenas un porcentaje pequeño de la población.

La región ha experimentado una oleada de derramamiento de sangre por la profunda división entre israelíes-palestinos, que estalló hace más de un año. La violencia ha disminuido en los últimos meses, pero no se ha detenido completamente.

Las celebraciones de Navidad son una fiesta nacional para los palestinos, pero este años no sólo los cristianos celebran, sino también los musulmanes, que reciben con beneplácito la resolución adoptada la víspera por el Consejo de Seguridad en contra de la ocupación israelí.

En Belén había un estado de optimismo entre los palestinos después de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobara una resolución el viernes pidiendo el fin de los asentamientos israelíes en los territoriios ocupados.

Rula Maaya, el ministro de Turismo de Palestina, dijo que todos los hoteles en Belén están completos. "Belén está celebrando hoy, estamos recibiendo turistas de todo el mundo", añadió.

"Todas las personas de todo el mundo están mirando a Belén, por lo que esperamos que más y más turistas vengan durante el año y que, el próximo, celebraremos la Navidad sin ocupación", confió Maaya, de acuerdo con un reporte de la cadena qatarí de noticias Al Yazera.

ijsm

Imprimir