Nina golpea el centro de Filipinas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

Nina golpea el centro de Filipinas

Foto: Cortesía

El poderoso tifón Nock-Ten golpea hoy la central provincia filipina de Catanduanes, con lluvias intensas y fuertes vientos, que han derribado decenas de árboles y postes del servicio de energía y comunicaciones de la isla.

El tifón, denominado en Filipinas como Nina, tocó tierra en la costa de la ciudad de Bato cerca de las 18:30 horas locales (10:30 GMT) con fuertes lluvias y vientos de 185 kilómetros por hora (km/h) y rachas de hasta 255 km/h, luego de que miles de familias fueron evacuadas.

La Administración de Servicios Atmosféricos, Geofísicos y Astronómicos de Filipinas (PAGASA) advirtó que Nock-Ten mantendrá su fuerza mientras avance por la provincia de Catanduanes por lo que instó a la población a alejarse de las zonas costeras y trasladarse a uno los refugios temporales que se instalaron en zonas segura.

En un reporte, al dependencia destacó que Nina se desplaza lento hacia el oeste, hasta mañana lunes, cuando se espera esté en las cercanías de la ciudad de Gumaca, en la isla Quezon, y que el martes llegue a Iba en la provincia de Zambales, centro de Filipinas.

“Se espera que el ciclón se mueva lento, que se desplace hacia el oeste a 15 kilómetros por hora y salga del área el jueves por la mañana a unos 340 kilómetros al oeste de la isla de Pagasa, frente a Palawan”, advirtió la agencia estatal de meteorología.

La dependencia pidió a las personas que habitan en zonas cercanas a las costas, especialmente en Albay, Sorsogon, Camarines Sur, Camarines Norte y Catanduanes que Nina, mantenerse alerta ante la posibilidad que se presente oleadas de tormenta de hasta 2.5 metros de altura.

Además, las intensas lluvias de Niock-Ten podrían provocar severas inundaciones y deslizamientos de tierra.

La alerta permanece en el índice de advertencia 4, el segundo nivel más alto en la escala de un máximo de cinco, lo que advirte sobre la posibilidad de que la tormenta podría causar "graves daños" a las estructuras de alto riesgo.

En noviembre de 2013, el Tifón Haiyan azotó con tremenda fuerza la región central de Filipinas, dejando más de siete mil 300 muertos y provocando el desplazamiento de más de cinco millones de personas, luego de arrasar con aldeas completas.

ijsm

Imprimir