Lo peligroso de nuestras tradiciones - Rosa Gómez Tovar | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017
Lo peligroso de nuestras tradiciones | La Crónica de Hoy

Lo peligroso de nuestras tradiciones

Rosa Gómez Tovar

Lo ocurrido en el mercado de San Pablito en Tultepec es totalmente lamentable. Todos esperamos una investigación para definir responsabilidades en la tragedia en donde hasta ahora se han perdido 36 vidas.
 La tónica general ha sido asumir que las medidas de seguridad que deberían haberse implementado no se siguieron de forma completa y por ello no se pudo prevenir este horrible accidente.
Ha sido bastante conocido el presupuesto del Instituto Mexiquense de la Pirotecnia y se ha criticado que se destine alrededor del 80% del mismo en sueldos y salarios, sin embargo, la mayoría de las dependencias ocupan el 70% de su presupuesto en conceptos similares. Lo que quiero decir es que ante un suceso como éste, es común tratar de encontrar responsables, pero se debe ser prudente pues no necesariamente fue únicamente responsabilidad del gobierno del Estado.
Después de observar las tradiciones que año con año se llevan a cabo en nuestras celebraciones, no puedo evitar pensar que hay muy poca cultura sobre el nivel de riesgo que entraña el uso de la pólvora en cohetes, brujitas, bengalas y otros.
Muchas familias compran cohetes para que los niños “jueguen” durante la Navidad o la quema del viejito para representar el año viejo que se va, cuando al final de cuentas se trata de un material altamente inflamable y que la mayoría de la población no tiene necesariamente capacitación o información sobre el proceder ante una situación de emergencia.
El uso de pirotecnia también es bastante común en las celebraciones de las comunidades por sus santos y en general casi en cualquier fiesta están presentes. Y en todos estos casos pueden ocurrir accidentes, aun cuando no sean de una gran magnitud, son igualmente lamentables.
Ante una situación como la del mercado de San Pablito, tampoco creo que sea prudente prohibir todo uso de pirotecnia, pues, como ya lo he mencionado, el uso de la misma está bastante arraigado en la visión de la celebración de un porcentaje bastante alto de los mexicanos y, como cualquier prohibición, tendría un efecto negativo al fomentar la venta y compra en un mercado ilegal y por ende sin tener condiciones mínimas de seguridad o regulación necesaria para un material tan peligroso.
Es prudente entonces esperar a tener una versión definitiva de qué fue lo que sucedió o qué falló para que tal tragedia haya pasado en el lugar de donde se provee la mayor cantidad de cohetes y pirotecnia al resto del país. Supongo que algunos opinarán que no es posible que haya una investigación seria y objetiva; sin embargo, seguir especulando sobre los eventos no hará que evitemos sucesos como éstos. Por otro lado, de nuestra parte hace falta tratar con mayor respeto el poder destructivo de este material y concientizar a la población sobre las precauciones de un objeto reiteradamente utilizado en nuestras tradiciones.

rosagomeztovar@outlook.com

Imprimir

Comentarios