Por una infancia sin estereotipos de género - Diva Hadamira Gastélum | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017
Por una infancia sin estereotipos de género | La Crónica de Hoy

Por una infancia sin estereotipos de género

Diva Hadamira Gastélum

Simone de Beauvoir decía que las mujeres “no nacen, llegan a serlo”. Es una frase que enuncia como se aprende el género. Quienes hemos tenido hijas e hijos o hemos estado cerca del ambiente docente sabemos que el juego es una importante herramienta de aprendizaje en la infancia.  Es por esto que quiero aprovechar esta columna, en vísperas de Reyes y después de Navidad, para hablar de una de las muchas formas en que aprendemos el género.
Estoy hablando claro de los juguetes que les regalamos a nuestras niñas y niños. Se ha hablado de la existencia de un “impuesto rosa” en que los productos para mujeres y niñas son más caros que los productos para hombres y niños a pesar de que en la mayoría de los casos la única diferencia entre uno y otro es el color rosa.
Por otra parte, se tiene que desde la infancia se nos divide de acuerdo a estereotipos. Cocinitas y bebés para ellas, carritos y armas para ellos;  incluso aprendemos a identificar los juguetes de niñas con colores brillantes, ciertos tonos, como el rosa y quizás el morado y siempre tienen una niña en portada. Seguramente han oído incluso a padres o madres preocupados preguntando a quien despacha si un juguete “es para niña”.  
Este tipo de conductas denota un terror por salirse del rol de género. Como si en pleno 2016 uno “fuera a confundir” a algún niño regalándole una cocina, o a alguna niña regalándole un carrito de carrera.  Porque pareciera algo menor, pero muchas barreras se rompen ahí, desde la niñez. Es cuando somos niñas y niños que empezamos a soñar y es desde el juego donde construimos nuestras identidades.  Es importante por lo tanto mantener claro de que el género no debe ser nunca una barrera para una profesión o actividad.
El camino es lento para lograr desmontar estos prejuicios de género. Este año presenciamos  varios casos de discriminación hacia menores por no seguir patrones y roles de género tradicionales, como la ropa o la apariencia. No obstante vamos avanzando en áreas sorpresivas. Podemos ver cada vez más campañas de mercadotecnia que explorar estos prejuicios sobre el género.
Por otra parte, en estudios sobre calidad de productos se ha visto que en muchas instancias cuando un producto se divide por género, como por ejemplo cuando se vende un carro para niños, y otro para niñas, el producto para niñas tiende a tener peor calidad que el de niños. Es parte del estigma de ser mujer: pagamos más por peores productos.
Invito por lo tanto a quienes tienen hijas e hijos aprovechen este tiempo con sus seres queridos para poner un granito de arena en la lucha por la igualdad de género. Los juguetes que les damos a nuestras niñas y niños pueden ser un importante espacio de diálogo. Soy una convencida de que estas fiestas son ante todo oportunidades de inmensa reflexión sobre nosotras y nosotros y sobre nuestros proyectos para futuro.
Les deseo a quienes leen estas líneas un muy prospero 2017. Que Dios les bendiga y a sus familias.

@DivaGastelum

Imprimir

Comentarios