La producción de café en México vive su peor momento | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

La producción de café en México vive su peor momento

La mala administración del sector, la falta de transparencia, la antigüedad de los cafetales y las plagas han llevado a la producción del café en México a sus peores momentos, expresó el productor chiapaneco Alfredo Moisés Ceja, integrante de la Asociación Mexicana de la cadena Productiva del Café (Amecafé).

En entrevista, dijo que en el país los cafetales tienen más de 50 años y no han sido renovados, además de que no se tiene con claridad cifras de importación de café y lugares de origen.

Actualmente, refirió, hay 470 mil productores en aproximadamente 600 mil hectáreas, que producen unos dos millones de sacos anualmente, pero para satisfacer la demanda interna se importan entre un millón 800 mil a dos millones de sacos cada año de distintos lugares, como Vietnam, centro y Sudamérica.

Destacó que actualmente se intenta reencauzar la producción del grano en el país, para lo cual se han hecho estudios de la situación que enfrenta, se traza la ruta para la nueva cafeticultura, se cuenta con un fondo de 900 millones de pesos y se espera la próxima creación del organismo que administrará y regulará al sector, que podría funcionar con participación privada y pública.

“Yo me conformaría con que México llegara a lo que estábamos produciendo anteriormente que eran seis millones de sacos al año; se habla de expectativas de llegar a diez, doce millones de sacos.

“México es un gran país con una zona maravillosa para producir café. Si me preguntan cuál es la mejor zona voy a decir Chiapas, porque soy chiapaneco, pero Veracruz tiene tierras maravillosas; Oaxaca también pero, al igual que Puebla, las fincas están en el abandono. Pero todo eso se puede volver a echar a andar, es cuestión de voluntad, de que queramos hacerlo”, expresó el cafeticultor.

Consideró que entre las acciones que se deben lleva a cabo están apoyar a los pequeños productores durante dos o tres años con semillas, asesoría y recursos económicos, para que al cuarto año sean autosuficientes.

“Pero no seguirle dando y seguirle regalando, porque regalar no funciona. Se están dando subsidios, perfecto; pero el subsidio no puede ser eterno, tenemos que ser competitivos”, dijo.

También se requiere recomendar a los productores dividir su parcela en cinco partes e ir renovando una parte cada año y hacerlo de manera rotativa para mantener una productividad estable, “porque la productividad en una finca cafetalera no debe bajar de entre un siete y ocho por ciento anual”.

Tras señalar que México no dejará de importar porque “el mundo está globalizado, está abierto y nosotros no nos vamos a cerrar”, Moisés Ceja consideró que la forma en que se importa el café no es la correcta.

“No estamos en contra de las importaciones, pero queremos que sean ordenadas. Lo único que necesitamos es saber cuánto fue el café que entró, de dónde y cuánto fue el café que salió. Eso es lo que necesitamos saber y esos números no nos los dan.

“Nos dicen: México exportó, según la Organización Internacional del Café, tres millones 200 mil sacos. Sí señores, pero cuánto es de producción nacional y cuánto es de reexportación, café que  entró al país para ser procesado. Insisto, no estoy en contra de las importaciones, sino de la forma en que se están haciendo”, expresó.

“Hemos sido olvidados. Es el sector olvidado del país y es un sector que puede generar muchísimos dólares y divisas”, enfatizó Ceja.

Imprimir