Occidente se blinda ante el miedo a un fin de año sangriento | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

Occidente se blinda ante el miedo a un fin de año sangriento

Un soldado vigila los aledaños del museo del Louvre, en París.

Luego de un año de violencia y con el ataque de Berlín del pasado día 19 aún fresco en la memoria, Europa, y Occidente en general, no quieren correr el más mínimo riesgo de que una negligencia, o falta de vigilancia, permita a terroristas teñir hoy de sangre las celebraciones de año nuevo.

Para ello, las principales ciudades del viejo continente y de Estados Unidos han implementado grandes medidas de seguridad, especialmente en sus zonas más céntricas, lugares emblemáticos o de atractivo turístico.

Las medidas se dividen en dos grandes grupos; por un lado, todas las urbes han optado por desplegar grandes grupos de policías, e incluso unidades militarizadas, para tratar de maximizar la seguridad y minimizar los riesgos. El segundo tipo de medidas de prevención se trata de atajar el problema que supone el nuevo tipo de atentados por arrollamiento con camiones vetando los accesos al centro a grandes vehículos.

Desgranando las medidas por ciudades, Nueva York pondrá en las calles a 7 mil agentes de policía en toda la urbe. Además, 65 camiones de basura llenos de arena obstaculizarán los accesos a Times Square con, donde las autoridades prevén que festejen hasta dos millones de personas.

BERLÍN. En el corazón de Alemania, donde el terrorismo yihadista ha golpeado con insistencia, en distintas intensidades, a lo largo del año, las autoridades germanas desplegarán a 1,700 agentes adicionales en las calles, y han colocado bloques de hormigón frente a la emblemática Puerta de Brandenburgo.

Medidas parecidas han adoptado distintas capitales europeas; por ejemplo, en París, patrullas armadas vigilarán lugares como la Torre Eiffel, el Arco del Triunfo o el museo del Louvre. En total, en toda Francia, habrá 96 mil agentes en servicio esta noche.

En Roma, y en Nápoles, se ha prohibido el acceso al centro en vehículos grandes, y la policía vigilará lugares emblemáticos como el Coliseo romano. Lo mismo ocurre en Madrid, donde 800 agentes vigilarán la céntrica Puerta del Sol, y donde las autoridades han instalado obstáculos en los aledaños de la zona.

EXCEPCIÓN. La excepción es Bruselas, víctima de un atentado contra su red de metro y el aueropuerto en marzo pasado, con 32 muertos. La capital belga consideró la opción de suspender los festejos, pero finalmente optará por la normalidad.

 

Imprimir