Para el arte de la cartonería, adaptarse antes que desaparecer | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 26 de Enero, 2017

Para el arte de la cartonería, adaptarse antes que desaparecer

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Bajo la consigna de adaptarse antes que desaparecer, Sotero Lemus Gervacio se esfuerza por innovar en el arte de la cartonería y su venta, sin apartarse de la tradición en la elaboración de juguetes, judas, máscaras y calaveras de cartón, que mantiene viva desde hace 40 años.

“Uno tiene que desarrollarse y adaptarse a los nuevos tiempos. En mi caso, yo estudié la carrera de escultura en cartón en la Academia de San Carlos hace algunos años. Quise aplicar este aprendizaje a mi labor familiar que es la cartonería”, cuenta con orgullo el maestro artesano. 

Preserva su oficio a través de la conservación de moldes del siglo XIX para fabricar las muñecas “Lupitas” y el uso de cierta materia prima, como la cola de conejo o las pinturas minerales que hace 60 años sus abuelos en Guanajuato usaban para realizar un trabajo genuino y fiel a la tradición de cartonería. A su vez, en los últimos 20 años, ha ofrecido piezas con su sello propio sea mediante una nueva combinación cromática o por la escultura de gran formato en cartón.

Cuando se hizo cargo del taller familiar, el celayense percibió que la artesanía encareció tras la introducción de arte local en las tiendas de museos y la llegada de las tiendas artesanales porque en ambos recintos no se renegocia el precio a diferencia del regateo que diariamente enfrenta todo artesano en la calle.

A decir de don Sotero, el regateo es una costumbre arraigada en los mexicanos y es desfavorecedora para todo artesano, sin embargo, admite que la familia Lemus ha hecho rebajas cuando una persona está realmente deseosa de adquirir alguna pieza.

Considera que esta desventaja ante comercios establecidos demuestra que “el grupo de los artesanos estamos en los últimos rubros en los que alguna instancia gubernamental se podría fijar. Yo creo que sí nos hace mucha falta el apoyo gubernamental”. Añade que los recursos de las instituciones podrían enfocarse en los limitados espacios de venta porque hay artesanos que viven al día. 

Por las bajas ventas, Lemus Gervacio se vio obligado a buscar una fuente adicional de ingresos, que encontró en la impartición de cursos y talleres, apoyados por la Secretaría de Cultura, en casas de cultura e instancias gubernamentales, donde puede comercializar sus obras en cartón ocasionalmente.

Mientras difunde el oficio en esos foros e invita a valorar este arte popular a los asistentes, cuatro de sus familiares siguen trabajando en su taller porque viven de la venta de sus piezas y sólo uno de ellos constituye la quinta generación de cartoneros.

Por ello, este artesano lamenta que “en la actualidad, no hay muchas personas que se interesen en realizar cartonería porque la artesanía no es algo sencillo, es de mucho tiempo, es complicada y realmente es un trabajo que no está valorado”.

Ante la inminencia de la extinción de su oficio y las escasas ventas por la falta de espacios, don Sotero buscó nuevas alternativas para mayores ingresos y halló el comercio por Internet.

Hace aproximadamente un año, Paola de la Rosa, fundadora de la plataforma Lazo, la cual está enfocada en el mercadeo de arte popular en línea, invitó al maestro cartonero y a su familia al proyecto y él aceptó porque —explica don Sotero— es una plataforma honesta ya que los artesanos sólo desembolsan la inversión del material y la mano de obra, además, les es posible ver cómo las artesanías llegan a manos del comprador.

Ahora el maestro artesano tiene la certeza de que al realizar una pieza de gran formato y de elaboración tradicional en 1 o 8 meses, se venderá bajo el precio fijado por él.

Lemus Gervacio confía en que a través de la infraestructura del comercio electrónico, como la plataforma y el marketing (fotografías e información), los artesanos involucrados obtendrán un gran apoyo tanto económico como estructural, por ejemplo, ya ha creado un inventario para establecer un lote de piezas por cada época del año, desde Semana Santa hasta Navidad.

El artesano adelanta que al término de la época navideña ya cuenta con artesanías para Semana Santa como los judas con cuernos o máscaras. Detalla que “para Corpus Christi, que ya no se festeja mucho, tenemos las mulitas y máscaras; para 15 de septiembre se hacen juguetes alusivos a esta época. Hay todo tipo de calaveras, máscaras, esqueletos y un sinfín de propuestas para el Día de Muertos, que es una festividad muy colorida para nosotros”. 

Con la opinión de que la venta en línea es un nuevo modo de ensalzar parte de nuestra cultura artesanal, don Sotero concluye que “a todas las piezas hay que irlas rescatando para que las nuevas generaciones las sigan conociendo”.

Imprimir