Dólar seguirá fuerte en 2017

Rogelio Varela

Como cada inicio de año los grandes manejadores de fondos y los inversionistas en lo individual revisan sus portafolios en busca de los mejores rendimientos.

Hace doce meses en este espacio le comenté que el dólar seguiría caro en 2016, y ese escenario se cumplió. Ahora todo indica que en 2017 seguirá ese mismo tenor.

En 2016 la depreciación del peso alcanzó 20% borrando cualquier actuación del Banco de México de Agustín Carstens para tratar de apuntalar a la moneda.

El banco central optó por elevar su tasa de interés interbancaria cuando en 2015 la alternativa fue utilizar parte de las reservas internacionales.

Lamentablemente ninguna de las dos opciones ha funcionado, y el tipo de cambio está en 21 pesos cuando hace dos años llegó a cotizar en 13.50 pesos.

El peso se ha debilitado por su utilización como instrumento de cobertura, pero también por la desaceleración de nuestra economía, y por supuesto, por el excesivo déficit fiscal de los primeros cuatro años del presidente Enrique peña Nieto.

Queda claro además que el tipo de cambio seguirá expuesto al alza en tasas de interés en Estados Unidos, y claro está, las políticas económicas de los primeros días de gobierno de Donald Trump, de ahí que muchos ven el dólar en niveles de 23 pesos que podrían resultar conservadores de complicarse una eventual revisión del Tratado de Libre Comercio.

Un dólar caro como el que vimos en 2016 generó luces y sombras para la economía.

Entre las primeras destaca el alza significativa que han tenido las exportaciones agropecuarias a niveles de 30 mil millones de dólares que nunca se habían visto, y habrá que esperar un remanente en Banco de México a partir de la inversiones qu se hace de la reserva, lo que puede apoyar a la alicaídas finanzas públicas.

En los aspectos negativos habrá que anotar las presiones inflacionarias que trae un dólar más alto dada la gran apertura de la economía, y la tentación de los manejadores de fondos para buscar inversiones en dólares.

 

MORRALLA. A pesar de la volatilidad la Bolsa Mexicana de Valores terminó 2016 en terreno positivo. El principal indicador ganó 6.2% que no es para echar las campanas a vuelo, pero permitió que el mercado bursátil que preside Jaime Ruiz Sacristán tuviera algunas colocaciones. Y bueno, en términos de dólares el saldo es negativo en 11.16% por el efecto de la depreciación. Un dato relevante es que el Sistema Internacional de Cotizaciones (SIC) ya representa el 28% del volumen operado diario. Es decir, algunos han buscado refugio en la inversión de empresas extranjeras.

 

rogeliovarela@hotmail.com

 

Imprimir

Comentarios