La Esquina

Se requiere mucha sensibilidad para enfrentar el descontento por los aumentos de precio de las gasolinas. No es fácil convencer a la población para que se resigne a destinar recursos a este rubro. Tampoco faltan intereses dispuestos a montarse en el rechazo para llevar agua a su molino. No es un año fácil, hará falta inteligencia.

 

Imprimir

Comentarios