Deportes

Jémez, el nuevo romántico del futbol

El estratega del Cruz Azul, de 46 años, quien había sonado para estar al frente del Valencia, Atlético de Madrid e incluso de La Furia, piensa en hacer buen papel con los celestes con miras a dirigir al Tri

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Paco Jémez apenas lleva unos días en México, con el mando del Cruz Azul y ya se ha percatado de algunas situaciones que rodean al club y que son parte de la misma entidad.

Luego de Tomás Boy, la Máquina, con 5 torneos sin clasificar y 19 años sin ser campeón, apostó por el primer entrenador español en su historia, Paco Jémez, quien no tiene experiencia fuera de su país.

Cruz Azul será el octavo equipo en la carrera de Jémez, quien tiene un balance de 306 partidos dirigidos, 103 victorias, 78 empates y 125 derrotas.

En su palmarés presume de un campeonato de Tercera División en España, con el R.S.D Alcalá, y un ascenso a Segunda División, con el Cartagena.

Además, dirigió en la Primera División al Rayo Vallecano, con el que descendió, y al Granada. Con los nazaries sólo duró 6 partidos y fue cesado por malos resultados.

El estratega de 46 años sonó en los últimos años para estar al frente de equipos como el Valencia o el Atlético de Madrid e incluso la Selección de España, pero todo se ha quedado en rumores.

Con todo este panorama, de igual forma se mantiene la incógnita de quién es y cómo trabaja Paco Jémez, un hombre de futbol reconocido en España, pero que laboralmente, en México solo se le conoce por haber dirigido a Javier Aquino en el Rayo Vallecano, y a Guillermo Ochoa en el Granada.

Los equipos de Jémez se basan en la posesión y la presión tras perder la pelota.

El estratega español no tiene ninguna duda de que La Máquina es uno de los grandes de México, aunque el equipo por sí solo, no lo es. La razón de ello, sus resultados de los últimos años, sobre todo de las recientes cinco campañas en las que ni siquiera ha accedido a la Liguilla.

“Hay que diferenciar el equipo, el club y la afición. Entiendo que en Cruz Azul, cualquiera que vea las instalaciones, conozca a su afición, a su historia, tiene que reconocer que Cruz Azul es un club grande, pero el equipo lleva muchos años sin demostrar que es grande. Imagínate que el Madrid ahora se quede cinco años quedando en décimo, décimo segundo o décimo tercero, perdería muchísimo prestigio del que se gana año a año”, explicó en entrevista para La Crónica de Hoy, el nuevo estratega celeste.

“El club seguiría siendo uno de los mejores del mundo. Entiendo que los que tenemos que dar un paso adelante y ponernos a la altura de la afición y del club, es el equipo, porque el equipo, con el paso de los años, por la situación que sea, no ha demostrado ser un equipo grande. Los resultados no han sido de un equipo grande”, sostuvo.

Además, el técnico de Cruz Azul, aseguró que ve una posibilidad al estar en México, de dirigir al Tri, y no descarta que esto pueda ocurrir en un futuro si le va bien en la Liga MX.

“No estaría nada mal porque la selección mexicana es de las selecciones que están en todas las competiciones internacionales”, señaló el estratega, quien dio detalle sobre lo convenció para llegar al equipo cementero.

Desde el pasado lunes 5 de diciembre, Cruz Azul comenzó con su pretemporada, ya con Jémez como director técnico, y el propio timonel consideró que “estamos en una luna de miel bastante bonita” por lo que se ha trabajado en los días recientes, en los que se incluye una victoria de pretemporada ante Lobos BUAP el pasado fin de semana.

De las cosas de las que se ha percatado el ibérico es de la mala racha que arrastra el equipo, además de términos como “cruzazulear”. Sobre ello, explicó que lo más importante será dejar el pasado de lado y recuperar el prestigio que tiene un conjunto como el cementero.

“Hay que valorar lo que ha pasado en el pasado y lo bonito del pasado es que hay que ver los errores cometidos, no hay que volver a cometerlos. Hay que sacar conclusiones y se han hecho cosas bien, pero también mal. Lo que vamos a intentar es que el pasado nos interesa, pero solo para no repetirlo. Lo que me interesa es que los jugadores miren adelante. Todo lo que ha pasado tiene que servirnos para que nos pique el orgullo, que nos demos cuenta de que el equipo, si quiere demostrar que es un equipo grande, no puede seguir en esa dinámica, porque cuando un equipo tiene los resultados como los que ha tenido Cruz Azul en los últimos años, se produce una pérdida de prestigio importante”, indicó.

Paco Jémez tiene muy claro su discurso como nuevo maquinista y es “no prometer nada” que no pueda prometer. El estratega se aleja de temas como conseguir un título con La Máquina, pues entiende que el objetivo principal del equipo es pasar a la Liguilla. Una vez que ya esté en las finales, cree que ya será oportuno de hablar de posibilidades del campeonato.

El estratega español calificó que sería “populista” hablar de campeonatos con La Máquina, cuando tiene en mente clasificar primeramente a la Liguilla, algo que no se ha logrado en los últimos cinco torneos.

“Lo estaría engañando. Al aficionado de Cruz Azul le puedo decir que nos vamos a morir por llegar a la Liguilla, no hablaré del campeonato. Si no hay Liguilla, no hay campeonato. Puedo decir muchas cosas aquí para quedar bien, pero no lo haré. Me comprometo con el aficionado del Cruz Azul a que verán a un equipo distinto, sacrificado, entregado y que saldrá a jugar al futbol, que nuestra obligación será clasificar a la Liguilla y cuando clasifiquemos a la Liguilla, hablamos sobre el campeonato”, indicó el timonel.

“Me parece que estás siendo muy populista, es muy fácil hacerlo y yo no lo voy a hacer, pero no caeré en ese error. Te puedo asegurar que para el aficionado del Rayo y del Granada, su equipo es tan importante como para el aficionado del Cruz Azul es el Cruz Azul”, sostuvo.

El ex entrenador del Rayo Vallecano resaltó que su deseo es salir campeón con Cruz Azul, pero no puede prometer que eso pasará, a pesar de los refuerzos que hizo el club como Ángel Mena, Gabriel Peñalba, Martín Rodríguez y están a nada de contratar a Martín Cauteruccio. Todos estos refuerzos en el papel hacen que los celestes sean el club que mejor se formó de cara al siguiente torneo.

“Cuando nos clasifiquemos a la Liguilla aspiraremos a ser campeones, mientras no. Hay una Liga regular y una Liguilla y la que te da acceso a ser campeón, es la Liguilla. El primer objetivo es clasificar a la Liguilla y luego ser campeón. ¿Qué crees que no quiero ser campeón con Cruz Azul? ¿Qué crees que he dejado a mi familia 10 mil kilómetros para venir aquí y pasar el rato? No, pero es meternos en berenjenal que todavía no nos llega. Te puedo asegurar que si mis jugadores son capaces de llegar a la Liguilla, lucharemos a muerte por el campeonato. Ahora mismo, el campeonato no me interesa porque no ha llegado. Llegará el momento de sentarnos y decir que vamos a ir por él, pero por ahora prometer algo que todavía no está por llegar, es prometer algo que no tiene sentido alguno”, insistió.

De hecho, el ibérico recordó que a su llegada a la entidad cementera “nadie me ha dicho que me han traído para hacer campeón al Cruz Azul”, por lo que se enfoca en llegar a la Liguilla.

“La Liga mexicana es muy competida, no hay tantas diferencias y me gustaría que mi equipo entrara al torneo no pensando en que hay que ser campeón, sino en acceder a la Liguilla. Es bonito pensar en ser campeón y venir aquí y soltar un discurso de decirle a la gente que tranquilos, que vamos a luchar por el campeonato, y no. Lo comentaba antes, no puedo prometerle a alguien que seremos campeones. Quien lo prometa, está mintiendo. Entiendo que mi obligación es meter a este equipo a la Liguilla, eso lo tengo clarísimo, y luego ya veremos si seremos capaces de conseguir el campeonato. Está claro que ponernos a pensar en que tenemos que ganar un título, cuando antes hay que clasificar a la Liguilla, porque no hemos clasificado a la Liguilla en cinco torneos antes, sería ir mucho más allá. No es una cuestión de falta de ambición, porque yo soy muy ambicioso, pero me gusta ir paso a paso”, señaló.

“Si la gente sale del campo y se ha divertido, ya hemos ganado”.

Esta filosofía define a Paco Jémez, entrenador español nacido en Las Palmas de Gran Canaria, pero criado en Córdoba.

“Algunos dirán que en el futbol sólo interesa ganar. Y otros, más cándidos, seguimos pensando que si esto es un espectáculo, también importa gustar”, dice Jorge Valdano. Y así de romántico es Jémez.

Se siente afín a Marcelo Bielsa y Pep Guardiola, y considera que se le puede juzgar por muchas cosas, menos por ser infiel a sí mismo.

“Me interesa más el cómo. En el futbol de alta competición es difícil encontrar a alguien que se enfade por no jugar bien cuando el resultado es bueno. Parece que el resultado lo enmascara todo. Jugar mal y ganar parece válido. A mí no me gusta esa idea. Yo quiero que mi equipo gane mereciéndolo y eso pasa por hacer lo que hacemos en los entrenamientos.

“Claro, en competición cuando dices que lo importante es cómo juega tu equipo no todo el mundo está de acuerdo. Lo que prima son los resultados y es verdad. Los clubes se mantienen con los resultados, no conozco a ningún equipo que no salga con intención de ganar”, dijo en la entrevista.

Desde sus primeros años al frente del Rayo Vallecano, una de las apuestas principales de Jémez fue echar mano de la cantera.

Al siempre preparar equipos dinámicos, uno de los puntos más considerados por el estratega de 46 años es la preparación física de los equipos a los que dirige. Para ello, una de sus manos derechas es Julio Muñoz, un triatleta, que funge de preparador físico.

“Necesitamos valientes, con carácter, gente sin miedo a fallar, gente convencida y con ganas de disfrutar. Yo siempre huyo a la mediocridad”, dijo en la entrevista.

Jémez está al tanto de la urgencia por un título en Cruz Azul, sabe que tiene 19 años de sequía y el reto lo seduce. Su esposa explica por qué el cordobés abraza desafíos mayúsculos.

“Mi mujer me dice que tomo la vida muy alegremente, me gusta arriesgarme, montarme en todo, tengo heridas por todos lados y mi mujer dice que no hace falta arriesgar tanto.

A lo largo de su trayectoria como entrenador, Jémez se ha caracterizado por dirigir equipos que pelean por mantener la categoría y para ello, entiende que un punto fundamental es el aspecto psicológico, mismo que trabaja constantemente con su equipo, aunque por sí mismo, sin necesitar un psicólogo o manager.

Imprimir