Deportes

Se cumplen 50 años del primer triunfo de Ricardo Rodríguez en F1

Enero 2 de 1967, Pedro Rodríguez sorprende al mundo y en su novena carrera de F1 gana por primera vez en la categoría máxima del automovilismo, en el Gran Premio de Sudáfrica.
La Fórmula Uno cambió reglas en 1966 para adoptar la llamada “fórmula de poder”, con motores de tres litros de cilindrada. El campeonato de pilotos había sido para Jack Brabham, al igual que la Copa de Constructores para su equipo y sería la primera y única vez que un auto con el nombre de su piloto se llevase el título.
Para 1967 habría 11 carreras, dos más que en 1966, por lo que se dividía en dos partes y los pilotos o equipos podían contar sus cinco mejores resultados de las seis primeras carreras y sus cuatro mejores resultados de las cinco carreras finales. Los GP que se añadían eran Canadá y Sudáfrica, este último regresaba tras un año de ausencia.
Para 1967 Cooper era dirigido por Roy Salvadori, quien reclutó a Pedro Rodríguez en la Navidad de 1966. La carrera de apertura del Mundial de ese año iba a ser en la pista de Kyalami, nueva para el campeonato, y en la que era también su debut con el equipo Cooper-Maserati en un T81.
El jueves 29 de diciembre, en la tarde, se efectuó la primera sesión oficial de prácticas. Para el sábado, la tercera y última sesión dejaba a Pedro en cuarto sitio, junto al mejor piloto de la era, Clark, y atrás de los dos Brabham oficiales.
El lunes 2 de enero, con calor brutal, la carrera de 80 vueltas empezó al darse el banderazo. De inmediato Hulme tomó la punta, seguido por Brabham, Surtees, Rindt, Pedro y Clark. Para la vuelta 19, Pedro se quedó sin la segunda velocidad y Brabham lo pasó, seguido de Rindt. Pedro seguía teniendo problemas con la caja y perdió también la cuarta velocidad, por lo que en realidad tenía solamente tercera y quinta para desplazarse, pues la primera no era usada excepto en la arrancada. Ajustó su manejo y no perdió mucho tiempo en sus vueltas, aunque lo pasaron Love y Gurney.
Tras el retiro de Rindt, que dejó a Pedro sexto, Brabham paró en los fosos con problemas de encendido y dejó la pelea. Bonnier y Spence ya se habían retirado y Siffert se les unió en la 42 con el motor tronado. Para la 45, Gurney dejó a Pedro cuarto al romper un brazo de la suspensión del Eagle. Como Surtees no se alejaba del mexicano y tenían una brecha de 10 segundos, Pedro decidió atacar y para la vuelta 54 se apoderó del tercer sitio, aunque casi un minuto atrás del líder y a más de 20 segundos de Love, segundo sitio.
Hulme entró a los fosos y estuvo inmóvil un par de vueltas, por lo que Love lideraba, con Pedro segundo a 24 segundos. Para la vuelta 73, Love entró a los fosos a recargar gasolina, pues el ritmo había sido demasiado duro, y Pedro lo pasó fácilmente, aunque alcanzó a salir segundo. Tras 80 vueltas, Pedro marcó 2 horas 5 minutos y 45.9 segundos, con 26.4 segundos de ventaja sobre Love y más de una vuelta adelante de Surtees; en los fosos, la gente de Cooper no creía la victoria de Pedro, con un promedio de 156.255 kph. En cuanto el mexicano paró fue felicitado y Cooper le dijo: “Tienes contrato para todo el año”.
Los organizadores no tenían el himno mexicano y decidieron usar una canción popular que les sonó latina, con letra acerca de México. Los pilotos subieron al podio con sus coronas de laurel y en lugar de las notas que preceden al “Mexicanos al grito de guerra…”, Pedro escuchó “Al Sur de la Frontera” (South of the Border), con Bing Crosby.
Para las próximas carreras, Pedro cargó siempre su maleta con una bandera y un disco con el himno mexicano.

Imprimir