Cultura

Muere el poeta, ensayista, historiador y crítico de arte británico John Berger

“El éxito de la sociedad actual es cuestión de cantidades: números de copias de un disco..., pero el mercado ignora que lo que importa del arte es su vida subterránea”, dijo en entrevista con Crónica

El escritor, historiador y crítico de arte británico John Berger, falleció ayer a los 90 años en su residencia en Francia. Fue uno de los escritores más influyentes de su generación y ganador del Premio Booker, uno de los más prestigiosos en lengua inglesa por la novela G, editada en 1972.

Berger, también pintor, nació el 5 de noviembre de 1926 en Highams Park, en Londres, y, tras servir en el Ejército Británico de 1944 a 1946, estudió arte en la Central School of Art y la Chelsea School of Art de la capital británica.

En una entrevista exclusiva  con Crónica, realizada por Miguel Ángel Muñoz y publicada el 6 de noviembre de 2016, Berger dijo que “el éxito de la sociedad actual es una cuestión de cantidades: números de copias de un disco, de visitantes a una exposición. Es ahí donde manda el mercado, pero el mercado ignora que lo que importa del arte es su vida subterránea, lo que ocurre cuando una persona se ve afectada por lo que ha visto, ha escuchado, ha leído. Esa persona deja ya de ser la que ha sido, puede actuar de manera diferente. Pero es eso, precisamente, lo que no se puede cuantificar. Esos minúsculos cambios que el arte desencadena ni siquiera son fáciles de explicar”.

Y del ser poeta, señaló: “Al contrario de lo que nos enseñan  en la escuela, siempre he pensado que la palabra “poeta” es un adjetivo. Un adjetivo que nada tiene que ver con el término “poético”. Cuando se dice “es poeta” se describe una cualidad que incluye, entre otras cosas, el valor y la sinceridad. Por eso no me parece apropiado autocalificarse “poeta”. Decir “soy poeta” equivale un poco a decir “soy inolvidable”. Mejor dejar que juzguen los otros”.

INICIOS. En 1952 comenzó a colaborar con el semanario de izquierda New Statesman y se convirtió muy pronto en uno de los más famosos críticos marxistas teñidos por el humanismo.

Lo relevante de Berger es que  fue un pionero en la crítica de arte británico y autor intelectual ligado al pensamiento marxista. Su obra Modos de ver, que generó también una serie del mismo nombre producida por la BBC, marcó el comienzo de una perspectiva política de la crítica del arte.

En 1972 publicó su libro de ensayo más famoso Los modos de mirar, que luego sería convertido en una serie de televisión para la BBC.

El polifacético artista también colaboró como guionista con el director de cine suizo Alain Tanner en algunas películas, entre éstas La Salamandre (1971), y Jonás que tendrá 25 años en el año 2000 (1976).

Con el fotógrafo Jean Mohr publicó el libro Another Way of Telling, sobre la técnica documental y la teoría de la fotografía.

Otros libros suyos fueron Arte y Revolución, El momento del cubismo y otros ensayos, Éxito y fracaso de Picasso, Sobre el mirar, Fotocopias, La forma de un bolsillo y La Trilogía: De sus fatigas, sobre la experiencia de los campesinos europeos emigrados a la ciudad.

Por su libro de ficción From A to X, a Story in Letters fue candidato a la edición de 2008 del premio Man Booker.

Berger comenzó, sin embargo, su carrera literaria no como ensayista, sino con una novela, A Painter of Our Time, que escribió en 1956, publicó en 1958 y que fue muy polémica.

En una entrevista con el diario The Guardian, Berger explicaría que el libro había sido fruto de su convivencia con un grupo de refugiados políticos del fascismo cada uno de los cuales tenía su historia a contar sobre Budapest, Berlín y Viena.

El mismo año en que publicó Los modos de mirar (1972), Berger regresó a la ficción con G, novela picaresca de carácter experimental con la que ganó el premio Booker y el James Tait Black Memorial Prize.

Durante la década de los ochentas publicó la famosa trilogía De sus fatigas, en la que abordó el cambio social provocado por el paso de lo rural a lo urbano. Mientras que Here is Where We Meet fue una serie de cuentos sobre los muertos y que el autor articuló en su relato To The Wedding, publicado en 1995, cuando desveló que su nuera era seropositiva.

Y ante todo, Berger era un humanista —no solo por su talla intelectual—. Decía que si escribía, si creaba, era únicamente porque la naturaleza lo había dotado con la capacidad para escuchar a los demás. No consideraba que el suyo fuese un talento innato, superior, sino que se había ido labrando con los años, desde que inició sus estudios en la londinense Central School of Arts. John Berger tuvo tres hijos: Jacob, director de cine; Katya, escritora y crítica de cine, e Yves, artista.

Imprimir