Mundo

Batalla por drogas deja la peor matanza carcelaria de Brasil

Reyerta entre dos bandas criminales rivales en presidio de Manaos provoca al menos 60 muertos. El motín duró 17 horas y negociadores describen escenas de pilas de cuerpos mutilados

Al menos 60 personas murieron ayer en un penal en Manaos, en el estado brasileño de Amazonas, en una reyerta entre dos bandas criminales que rivalizan por el control del tráfico de drogas en el país.

El motín duró cerca de 17 horas, desde la tarde del domingo hasta la mañana de ayer, en el Complexo Penitenciario Anísio Jobim (COMPAJ), el mayor y más importante del estado, ubicado en el noroeste del país.

Aparentemente la revuelta enfrentó a miembros de la Familia do Norte (FDN), que controlaban al menos hasta el momento la prisión, con presidiarios pertenecientes al Primer Comando de la Capital (PCC), que controla la región de São Paulo.

Sin embargo, en realidad se trató más bien de una masacre orquestada por parte del FDN, puesto que la gran mayoría de muertos pertenecen al PCC, a quienes los primeros quisieron mandar un mensaje sobre su poder en la región de Amazonas, según aseguró ayer el secretario de Seguridad Pública, Sergio Fontes. “La FDN masacró a los supuestos integrantes del PCC y algún que otro preso. No hubo contrapartida de la otra facción”, precisó Fontes.

DESCUARTIZADOS. Los relatos del equipo de negociadores de las autoridades que acudieron al COMPAJ para aplacar la masacre en la noche del domingo hablan de escenas de auténtica barbarie. Algunos reos fueron descuartizados y otros murieron decapitados, según dijo Luís Carlos Valois, juez del Tribunal de Amazonias, que relató escenas de cuerpos mutilados y amontonados en los pasillos de la cárcel.

Para el secretario Fontes, este nuevo episodio de violencia, la “masacre”, fue “un capítulo más de la guerra silenciosa” que el narcotráfico impone en Brasil y que, a su juicio, “no puede ser enfrentada tan solo por los estados” sino que requiere una respuesta global en todo el país.

HISTÓRICA. La secretaría de Seguridad Pública de Amazonas confirmó que este es ya el peor capítulo en las matanzas en el sistema de prisiones del estado, y Epitácio Almeida, presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Orden de Abogados de Brasil (OAB) en Amazonas, agregó que “infelizmente” esta es también “la mayor y más horrible masacre en los presidios de Brasil”, aseguró

Sin embargo, esto sólo en matanzas entre presos. El récord de muertos lo ostenta la policía brasileña, que en 1993 mató a buena parte de los 111 reclusos que murieron en un motín en el penal Carandiru en São Paulo.

GUERRA. El secretario de Seguridad Pública resaltó que la nueva masacre es muestra de la “guerra” que las mafias mantienen en busca de su “espacio” a nivel nacional, tanto dentro como fuera de los presidios. Una guerra que se intensificó tras la ruptura entre el Primer Comando de la Capital y el poderoso Comando Vermelho (Comando Rojo), que controla las drogas en Río de Janeiro, y que es aliado de la Familia de Norte amazonia.

 

Imprimir