Mundo

Supuestas violaciones del gobierno Damasco hacen peligrar la tregua

Destrucción en Alepo, sin fechar.

Los últimos bombardeos y combates que ha llevado a cabo presuntamente el régimen de Damasco en los últimos dos días están haciendo peligrar la tregua, en vigor en todo el país desde el viernes.

Ayer, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) reportó un ataque terrestre y aéreo del ejército sirio en Uadi Barada, en el noroeste de Damasco, una zona estratégica, puesto que por alli fluye el acueducto que surte de agua la capital.

Un activista identificado como Ali Diab aseguró que el régimen arrojó barriles explosivos sobre las poblaciones de Basima y Ain al Fiya, y que hay decenas de civiles que fueron heridos graves.

CONGELADAS. Por ello, los rebeldes acusan a Bachar al Asad de aprovechar el alto el fuego para tratar de ganar terreno. El Ejército Libre Sirio (ELS) anunció que “congela” su participación en las negociaciones de paz que se deben celebrar a finales de enero en Astaná, la capital de Kazajistán, bajo el amparo de Rusia y Turquía y el aval del Consejo de Seguridad de la ONU.

En un comunicado, el ELS afirmó que “cualquier cambio sobre el terreno anula el acuerdo” de alto el fuego y pidió a Rusia que obligue al ejército sirio y a las milicias iraníes a que lo cumplan, como “parte garante” del mismo.

ATAQUE. Además, ayer murieron al menos 25 personas en un bombardeo contra una sede del Frente de la Conquista del Levante, anteriormente conocido como Frente al Nusra y entonces afiliado a Al Qaeda, en la provincia de Idleb, según reportó el OSDH, que no pudo identificar si los aviones eran sirios o rusos.

 

Imprimir