Bienestar

Hipertensión infantil, un problema genético y fisiológico

Enfermedades raras pueden causar también hipertensión infantil

Estilos de vida saludable deben acompañar el tratamiento

La hipertensión arterial también se presenta en niños, siendo las principales causas las alteraciones fisiológicas y los factores genéticos, dijo el investigador del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Jalisco, Luis Figuera Villanueva.

El titular de la División de Genética del Centro de Investigación Biomédica de Occidente (CIBO) del IMSS dijo que, en el caso de los infantes, la causa que da origen a la elevación de la presión arterial son las afectaciones renales o la carga genética.

Recordó que la presión arterial elevada se asocia a un estrechamiento u obstaculización de las arterias (primordialmente aorta) que impide la adecuada oxigenación y fluidez de la sangre.

En cuanto a la herencia familiar, refirió que la enfermedad de origen genético se desarrolla cuando el niño recibe dos copias de cromosomas dañadas (una, por cada padre), aún y cuando ninguno de los progenitores padezca hipertensión arterial. Lo anterior produce defectos en el gen llamado EPNN1.

“De repente ves papás sanos y a los niños con este tipo de problemas, lo que sucede es que se transfieren los cromosomas dañados de manera aleatoria”, explicó el especialista del Seguro Social.

Detalló que algunos casos de hipertensión infantil se producen a consecuencia de una calcificación de la arteria aorta, derivado de una falla metabólica que ocasiona el depósito de calcio en el sistema arterial provocando un endurecimiento.

Figuera Villanueva manifestó que algunas otras enfermedades denominadas raras, pueden dar lugar también a la elevación de la presión arterial como en el caso del Síndrome de Turner o las Trisomías 13 y 18.

Resaltó la importancia de diagnosticar a estos pacientes de manera temprana con el fin de elevar la expectativa de vida de estos pacientes.

“De hecho se puede identificar la enfermedad en los primeros meses de vida cuando la madre lleva al niño a sus primeras revisiones con el médico familiar y a su chequeo mediante la estrategia de medicina preventiva PrevenIMSS”, apuntó.

El experto comentó que una vez que se detecte alguna anomalía en el primer nivel de atención, el médico familiar deriva al niño con un cardiólogo pediatra para la confirmación del caso y la continuidad de su tratamiento.

Dio a conocer que comúnmente el tratamiento consiste al igual que en los adultos en el suministro de medicamentos antihipertensivos, e incluso puede considerarse una alternativa quirúrgica, con el fin de corregir el estrechamiento del sistema arterial.

Agregó que los estilos de vida saludable deben acompañar a los pacientes con hipertensión arterial incluyendo una alimentación sana y moderada en el consumo de sal y la activación física, a fin de prevenir riesgos cardiovasculares y mantener estable la presión.

 

Imprimir