Ciudad

Golpes, pisotones e insultos por bloqueo en calzada de Tlalpan

Granaderos impidieron que los manifestantes bloquearan calzada de Tlalpan.

Durante el cuarto día de protestas por el gasolinazo en la Ciudad de México hubo, desde muy temprano, golpes, pisotones, escupitajos y agresiones verbales…

Y es que Granaderos de la Policía capitalina impidieron que unos 80 manifestantes cerraran por completo la Calzada de Tlalpan con dirección al Centro Histórico a la altura de La Coruña. 

La vialidad sólo estuvo cerrada por 15 minutos, tiempo suficiente para provocar un tapón vial.

Durante la protesta, motociclistas, automovilistas y microbuses apoyaron a los manifestantes accionando sus cláxones.

Al comienzo de la protesta no sumaba más que 20 personas, pero al término de la movilización ya eran aproximadamente 80 inconformes.

La mayoría de los bloqueos suscitados estos días, han sido convocados mediante redes sociales por integrantes de las organizaciones civiles “Somos Más” y “México Suma”.

Al principio se tenía planeado que fuera una protesta pacífica, como las que se llevaron a cabo el lunes y el martes, sin embargo, los ánimos se caldearon cuando los granaderos comenzaron a replegar a los quejosos.

Los manifestantes aseguraron que no tenían planeado cerrar la vialidad, pero al notar la presencia de elementos del grupo anti motín de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina decidieron postrarse a la mitad de la avenida.

Contrario a lo que se hubiera esperado, aquellos que ya no lograron pasar la barrera humana no mostraron enojo sino apoyo y solidaridad con los manifestantes.

Incluso comerciantes que se encuentra cerca de dicha estación de abastecimiento se unieron a la valla humana cuando los granaderos iniciaron el repliegue para liberar la arteria.

Tras 15 minutos de pleitos y gritos, los manifestantes cedieron ante el uso de la fuerza ejercida por los granaderos.

Los inconformes se marcharon del lugar para evitar más enfrentamientos, no sin antes lanzar la consigna de que “mañana volveremos hasta ser escuchados por el gobierno”.

Imprimir