Academia

Liberan a dos ballenas jorobadas que estaban atrapadas en redes

La ballena fue liberada en Los Cabos el 29 de diciembre, después de 11 horas de trabajo.

En víspera de Año Nuevo, personal de autoridades federales de medio ambiente rescató a una ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) adulta que se encontraba enmallada en el Área de Protección de Flora y Fauna Cabo San Lucas.

El ejemplar fue liberado del 90 por ciento de una red agallera de 10 pulgadas de luz de malla. De acuerdo con un comunicado de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) no se logró quitar toda la red debido a que la ballena aceleró su nado al sentirse libre, lo que imposibilitó la culminación de las maniobras de los rescatistas, donde también participaron elementos de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), de la Capitanía de Puerto, elementos de la Secretaría de Marina y de la empresa Cabo Expeditions.

Estas instituciones son miembros activos de la Red de Asistencia a Ballenas Enmalladas (Raben), capacitados para este tipo de maniobras, las cuales iniciaron a las 11 horas del 29 de diciembre y terminaron ocho horas después. 

Algunos días antes, y posterior a otra alerta de la Raben, en las costas de Mazatlán, Sinaloa, la Profepa encabezó el desenmallamiento de otra ballena jorobada, cuya cola se encontraba enredada a una cuerda.

La procuraduría coordinó acciones con la Secretaría de Marina, Capitanía de Puerto y el Escuadrón Acuático de Protección Civil, quienes colocaron tres boyas para ubicar a la ballena, con la intención de agotarlo y poder quitar la cuerda que impedía el movimiento del cetáceo.

En lo que va de la actual temporada, se han presentado 4 reportes de ballena enmallada los cuales han sido atendidos por la Raben.

PROTOCOLO. Salvar a grandes ballenas como la jorobada (Megaptera novaeangliae), gris (Eschrichtius robutus) o azul (Balaenoptera musculus), atrapadas en una red, no es cosa sencilla, incluso puede provocar la muerte a personas que no tengan el equipo adecuado ni estén capacitadas para brindarle ayuda, ya que es un animal sumamente grande y fuerte que se encuentra bajo una severa condición de estrés.

Para atender estos eventos, instituciones miembros de la Raben cuentan con un protocolo para la atención de ballenas enmalladas, el cual pueden emplear ante la llegada de ejemplares, a partir de noviembre, a distintas Áreas Naturales Protegidas  y regiones de los estados de Baja California, Baja California Sur, Colima, Nayarit, Jalisco, Sinaloa y Oaxaca.

El protocolo para la atención de ballenas enmalladas fue elaborado con base en las directrices establecidas por la Red Global de Respuesta a Enmallamientos de Grandes Ballenas, organismo de la Comisión Ballenera Internacional. Lo que inició con el esfuerzo de una organización civil, preocupada por la conservación de estos grandes cetáceos, hoy en día, constituye una de las redes más exitosas en materia de ballenas enmalladas.

TEMPORADA DE AVISTAMIENTO. Las jorobadas que llegan en el invierno a México pertenecen a la población del Pacífico Norte, son una especie migratoria y pasan los veranos en su zona de alimentación (California, Oregón, Washington, British Columbia y Alaska), y el invierno en sus zonas de reproducción y crianza (Costa del Pacífico, Baja California Sur, Isla Revillagigedo y Hawaii).

El pasado 26 de septiembre se publicó en el Diario Oficial de la Federación el aviso para dar a conocer la  temporada 2016-2017 para llevar a cabo actividades de observación de ballenas.

En el estado de Baja California establece la temporada en la Bahía de Todos Santos y en la Reserva de la Biosfera Complejo Laguna Ojo de Liebre en Laguna Manuela y Laguna Guerrero Negro, a partir del 15 de diciembre de 2016 hasta mayo de 2017.

Imprimir