Uber,¿de veras avanzado y mejor?

Leopoldo Mendívil

LIC. HÉCTOR SERRANO CORTÉS,

SECRETARIO DE VIALIDAD,
GOBIERNO CDMX:

+Cría fama y échate a dormir

Dicho popular

 

(TVAzteca ha dado un importante paso adelante en la documentación de la actualidad local y mundial con el reportaje especial TLC. Entre el Muro y la Oportunidad que en breve usted podrá ver)

(Desde diciembre, antes de vacaciones, había quedado el despacho principal de la Cancillería listo y dispuesto para quien llegara a ocuparlo…).

Desde que surgieron las firmas Uber y Cafiby, este espacio no tartamudeó en apoyar ese servicio por las pruebas de modernidad y decencia que ofreció, pero ya me arrepentí por el caso que enseguida le transcribo, secretario Serrano, la carta que me envió Bernardo Ruiz Pozo, un joven de 21 años que estudia en el exterior y vino a vacaciones, pero lea usted lo que le pasó:

“El pasado 23 de diciembre del 2016, asistí a una fiesta en casa de un amigo en San Jerónimo. Alrededor de las 4 am de la madrugada del 24 de diciembre solicité un Uber para que me llevara desde casa de mi amigo a una dirección en Polanco. Siempre he usado este servicio porque se me hace el más cómodo y confiable para transportarme por la ciudad, sobre todo después de una fiesta. Me recogió un señor de nombre Guillermo, en un Nissan Versa y partimos. El viaje duró poco más de una hora, aunque a las 4 am, de San Jerónimo a Polanco debería ser la mitad, cuando mucho. Yo me quedé profundamente dormido en este trayecto. Cuando Guillermo me despertó informándome que ya habíamos llegado al destino, entre el cansancio y mi estado, me bajé del Uber agradeciéndole y sin voltear a mis alrededores. Cuando cerré la puerta, el conductor se fue y yo me percaté de que en realidad no me había dejado donde yo le pedí, sino en la colonia Pensil, a unos dos kilómetros de la dirección que yo había especificado en la aplicación. Sé que esta colonia no es muy segura a esas horas, por lo que rápidamente intenté pedir otro Uber, accidentalmente calificando a Guillermo con 5 estrellas en mi confusión y apuro. Cuando por fin un conductor aceptó el viaje, un joven se me acercó exigiendo que le diera mi celular. Logré defenderme de él y se fue de la zona. Yo cancelé el Uber y traté de alejarme lo más posible en caso de que regresara. Pocos minutos después el mismo asaltante, junto con otros 5, me encontraron, tirándome al piso y pateándome para quitarme mi celular y mi tarjeta. Afortunadamente no me agredieron muy fuerte y la única pérdida fue material. Me paré y empecé a caminar hasta lograr llegar al destino que originalmente tenía. Contacté a Uber acerca de este problema, tratando de averiguar por qué el conductor tomó una ruta tan larga y por qué me dejó en una dirección tan alejada de la que yo había especificado. Me respondieron que la demora y el destino en el que me dejaron fue debido a las indicaciones que yo le di al conductor; sin embargo, yo estaba dormido y no lo pude haber guiado. Cuando les hice notar esto, por segunda ocasión, me respondió una persona distinta informándome que su compañero ya estaba investigando el caso y que pronto se pondría en contacto conmigo. Esto fue hace 4 días y sigo sin recibir otra respuesta. Lamentablemente parece que Uber no es el servicio tan conveniente y seguro que dice ser”.

Éstos son, secretario Serrano, los presuntos hechos. Hubo luego una respuesta evasiva de la empresa a favor de su chofer. Si ésta es la primera ocasión en que alguien de Uber provoca una queja como la anterior, que la ley decida; pero si es oootra más, le pido atentamente que no permita volver al camino del viejo taxismo. Tenemos el vaso lleno y no queremos que se derrame…           

 

Internet,  m760531@hotmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Imprimir

Comentarios