Mundo

Jefe de Inteligencia de EU desafía a Trump; reitera acusación a Rusia

El director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Mike Rogers (i); el director de la Inteligencia Nacional, James Clapper, y el subsecretario de Defensa para Inteligencia, Marcel Lettre, ayer ante el Comité de Servicios Armados del Senado.

El director de la Inteligencia Nacional de Estados Unidos (DNI), James Clapper, al comparecer ayer en una audiencia ante el Comité de Servicios Armados del Senado, reafirmó que Rusia sí llevó a cabo ciberataques para interferir en las elecciones presidenciales de noviembre del 2016 y adelantó que la semana próxima se publicará un documento con información desclasificada como evidencia, con lo que desafía los argumentos del presidente electo Donald Trump, que ha defendido al Kremlin de estas imputaciones.

El funcionario no se anduvo con rodeos y sostuvo “con mayor firmeza” que en octubre (pasado), cuando divulgó sus primeras conclusiones al respecto, que Rusia quiso interferir en las elecciones no solo con ciberataques, sino con una estrategia “multifacética” que incluyó también propaganda y desinformación, presentó argumentos y pruebas de esa intromisión.

El jefe de la DNI no entró a valorar si la injerencia rusa influyó en el resultado de las elecciones, ganadas por Trump frente a la demócrata Hillary Clinton, y tampoco dijo si las acciones rusas fueron un “acto de guerra” al ser interrogado por los senadores.

AMENAZA. Clapper, quien compareció sobre el tema junto al subsecretario de Defensa para Inteligencia, Marcel Lettre, y el director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Mike Rogers, entregaron una declaración conjunta al comité en la que aseguran que “Rusia es un ciberactor pleno que constituye una gran amenaza para el gobierno y sus intereses militares, diplomáticos y comerciales, así como para la infraestructura crítica y las redes de recursos clave”

Los tres funcionarios también subrayaron que la peligrosidad rusa se debe a “su ciberprograma altamente ofensivo y a sus sofisticadas tácticas, técnicas y procedimientos”, explicaron.

“Solo los más altos responsables de Rusia podrían autorizar los recientes robos y filtraciones de datos relacionados con las elecciones, dado el alcance y sensibilidad de los objetivos”, subrayaron.

DUDAS. Interrogados sobre ¿cuál es el grado de confianza en estas afirmaciones, Clapper respondió que “muy alta”.

El director nacional de Inteligencia dudó de que en Rusia pueda hacerse algo “políticamente sensible para otro país” sin la autorización expresa del presidente, Vladímir Putin. Clapper, que entró en los servicios de inteligencia de EU a comienzos de los años 60, en plena Guerra Fría, sostuvo incluso que la interferencia rusa en estos comicios no tiene precedente.

SANCIONES. El gobierno del presidente saliente, Barack Obama, impuso la semana pasada sanciones diplomáticas y económicas a Rusia en represalia por los referidos ciberataques.

Obama recibió ayer un informe clasificado de inteligencia sobre esos ciberataques y, por su parte, Trump se reunirá este viernes con los responsables de la Agencias Central de Inteligencia (CIA), de la Oficina del Buro de Inteligencia (FBI) y de la DNI para conocer detalles sobre el espionaje ruso.

De acuerdo con información publicada por el periódico The Wall Street Journal, Trump tiene intención de reformar los servicios secretos de EU ante la creencia de que algunas agencias están sobredimensionadas o politizadas.

Imprimir