Televisa avanza en EU en era Trump

Claudia Villegas Cárdenas

Fue en 2008 cuando entrevisté vía telefónica a Emilio Nicolás, fundador de Univisión y alguna vez socio de Azcárraga en Estados Unidos. Hace ocho años, Nicolás operaba la cadena de televisión de Univisión en San Antonio, Texas. Considerado uno de los pioneros de la televisión hispana en EU, Nicolás me habló de las oportunidades que vislumbraba en el mercado estadunidense para que las compañías hispanas y mexicanas ofrecieran contenidos en español.

Hablamos del difícil  ambiente regulatorio hacia las inversiones de mexicanos en la televisión, radio y medios – Internet y nuevas tecnologías – en Estados Unidos, así como de las limitaciones para la inversión extranjera en estos sectores considerados estratégicos para la seguridad nacional. Para los mexicanos, encabezados por Televisa, el ingreso al mercado estadunidense ha sido un proyecto complicado, costoso y hasta doloroso. En algún momento de la última década, Televisa disminuyó radicalmente sus intereses en Univisión; privilegió su mercado interno y se atrincheró para prepararse ante la competencia del sector de las telecomunicaciones. Ahora, la empresa de Emilio Azcárraga se convertirá en el accionista del 40 por ciento del capital de la televisora de habla hispana Univisión. La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos autorizó la operación en un momento clave para el negocio de los contenidos en español en ese país, la diversificación de negocios y la generación de divisas.

La oportunidad en los contenidos convergentes también se encuentra sobre la mesa en el mercado hispano. Hace menos de una década, Telemundo buscó llegar al mercado mexicano y ahora Televisa apuntala su participación en Univisión, una empresa que se ha beneficiado de la alianza para la venta y generación de contenidos con la firma mexicana. Y, precisamente, por esos candados regulatorios que el gobierno de Estados Unidos ha sembrado para blindar la competencia en el mercado de la televisión, es que resulta sumamente relevante que Televisa avance en su participación accionista en Univisión. Los títulos de Televisa, luego de darse a conocer la autorización de la Comisión Federal de Comunicaciones, se ubicaron en niveles de 21.89 dólares para ajustarse a 21.52 dólares. El mensaje a los inversionista fue claro: Televisa no sólo mantendrá la diversificación de mercados al participar en el negocio de las telecomunicaciones sino que acelerará su ya conocida estrategia de controlar negocios rentables. Televisa sigue siendo una de las apuestas de fondos institucionales como Black Rock y, hasta el momento, representa una muestra de cómo las empresas mexicanas tendrán que adelantarse al embate de Donald Trump quien el próximo 20 de enero tomará posesión como Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica.

claudiavillegas @revistafortuna.com.mx

 

Imprimir

Comentarios