Ciudad

Se extienden saqueos a tienda departamental de Iztapalapa

En Iztapalapa cerraron tiendas después de mediodía.

El vandalismo se extendió de la zona norte al oriente de la Ciudad de México, pues el miércoles hubo saqueos en tiendas de autoservicio de Azcapotzalco y Gustavo A. Madero y ayer se registró uno más en un Bodega Aurrera, situado en la colonia Leyes de Reforma de la delegación Iztapalapa.

Cuando parecía que los robos cometidos el miércoles quedarían en el pasado, otro brote de vandalismo sorprendió a empleados de un Aurrera ubicado en Avenida Canal de San Juan.

A plena luz del día —eran las 13:00 horas— un grupo de encapuchados irrumpió en la tienda para saquearla; según testigos eran aproximadamente 30 hombres que se robaron mercancía, principalmente aparatos electrónicos.

Doña Imelda, quien vende tacos frente al establecimiento comentó que vio cómo llegaron corriendo los sujetos; dijo que por su estatura y complexión determinó que la mayoría eran jóvenes.

“No alcancé a ver bien porque el árbol me tapa, pero sí los vi llegar corriendo”, platicó.

Junto al Aurrera también existe un Home Depot, Cinemex y Vips, estos no fueron saqueados ni afectados por lo que siguieron dando servicio sin temor a sufrir algún ataque.

A pesar de lo ocurrido y a excepción del Vips y Cinemex fueron los dueños de Home Depot quienes decidieron cerrar por unas cuantas horas la tienda y fue hasta las 15:40 horas que volvieron a establecer el servicio pero temerosos de que los rateros regresaran.

“En cuánto vimos lo que estaba pasando con el Aurrera decidimos bajar las cortinas y nos encerramos, pero tenemos que dar servicio y por eso volvimos a abrir”, explicó Nacy Gutiérrez, empleada de la tienda.

Los testigos contaron que 20 minutos después llegó una patrulla de la zona, por lo que lograron evitar que se llevaran mercancía, al menos no en su totalidad.

Por su parte empleados del Vips, explicaron que no se dieron cuenta de lo qué pasaba hasta que algunas personas se metieron al restaurante asustadas pero al ver que no se acercaban al lugar decidieron seguir con su trabajo.

“Mientras no se metan con nosotros, que hagan lo que quieran y como no nos afectaron no hacemos nada”, comentó Javier Roldán.

Sin embargo Lucero, encarga de la caseta de estacionamiento, comentó que los demás elementos de seguridad no llegaron para apoyar hasta hora y media después de que se había registrado el robo.

Imprimir