Mundo

Francisco critica el culto al poder y la apariencia, que traen tristeza y miedo

Durante la misa por la Solemnidad de la Epifanía del Señor, celebrada ayer en la Basílica de San Pedro, el papa Francisco condenó ayer el culto que se rinde a los “pequeños ídolos” como el poder, la apariencia o la superioridad y dijo que éstos sólo traen consigo “tristeza, esclavitud y miedo”.

Francisco dio inicio a la celebración de la Epifanía del Señor a las 10:00 horas locales, después de dirigirse en procesión hasta el altar mayor de la basílica vaticana y besar allí una imagen del Niño Jesús.

Después, pronunció ante los presentes una homilía en la que se centró en describir cuán diferente fue la actitud de los Reyes Magos y de Herodes, ante el nacimiento de Jesús.

COMPROMISO. El pontífice recordó que Herodes no quiso adorar a Jesús, porque “buscaba que lo adorasen” a él, mientras que los Reyes Magos sí se habían puesto en camino hacia Belén porque “tenían el corazón abierto al horizonte” y “estaban abiertos a una novedad”.

“La nostalgia de Dios nos saca de nuestros encierros deterministas, ésos que nos llevan a pensar que nada puede cambiar. La nostalgia de Dios es la actitud que rompe aburridos conformismos e impulsa a comprometernos por ese cambio que anhelamos y necesitamos”, dijo ante miles de fieles.

 

Imprimir