La Esquina

La creación de grupos de autoprotección de comerciantes de varias partes del país es una señal de descomposición que no hay que dejar pasar. Nos dice que decrece la confianza en las capacidades de las autoridades legalmente constituidas para hacer aplicar la ley. De ahí, al vigilantismo hay menos de un paso. Es un fenómeno que hay que cortar de inmediato.

 

Imprimir

Comentarios