¿Vamos al saqueo o al partido de fut? | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

¿Vamos al saqueo o al partido de fut?

Hay dos cosas que movilizan la ciudad de Monterrey y sus alrededores con una fuerza endemoniada: La carne asada y el futbol.

En esta capital de las montañas a la que se llega conduciendo rumbo a la frontera y doblando a la derecha, el efecto del llamado gasolinazo mexicano ha partido la opinión pública.

Las redes sociales hicieron su trabajo de convocar, según los organizadores, a más de 40 mil personas inconformes no sólo con el aumento de entre el 15 y el 20 por ciento al precio de las gasolinas, sino decepcionados del incumplimiento 
de promesa de Jaime Rodríguez Calderón El Bronco de eliminar la tenencia.

Pero más allá de la euforia y los gritos de “renuncia Peña” y Bronco que miles corearon, los regiomontanos observaron en su mayoría por la televisión cómo un grupo de “infiltrados” hacía añicos los vitrales donde despacha El Bronco.

Pocas veces se puede ver tan llena la Explanada de los Héroes. La última vez que la plancha se tapizó de personas, fue tras el triunfo de los Tigres en contra del América en la pasada navidad.

Como es costumbre aquí en la sultana, cuando uno de los dos equipos locales (Tigres o Rayados) gana un campeonato, los jugadores se trepan a un camión de doble piso para levantar la copa y recorrer la Macroplaza.

Hay quien incluso bromea:

—Si vienes a Monterrey, debes irle a uno de los equipos. O eres rayado o tigre, pero no puedes andar por estas tierras sin definirte.

Esa religión futbolera que congrega a miles, tuvo otros ingredientes cuando amaneció este viernes.

—Por mí que se la rompan –me dice una señora que vende jugos en la calle de Camino al Mirador—, mientras no se metan con mi negocio, me vale.

—Pónganse a jalar— remata mientras arma un jugo verde para sobrevivir un poco al voluble frío regiomontano.

A su lado, un diario local gratuito trae fotos de personas con el rostro cubierto saqueando la tienda Walmart ubicada en la avenida de Garza Sada, también al sur de la ciudad.

—Bajó mucha raza de la San Ángel Sur, suelta un taxista de Uber que circuló a esas horas por la zona de los saqueos.

En la zona la Campana, famosa por el acordeón de Celso Piña, Miguel Guzmán, un taxista que carga combustible en Alfonso Reyes casi al cruce con Lázaro Cárdenas dice que la gente se organizó desde la tarde.

—Hasta parece que esperaron a que se distrajera la Fuerza Civil con los de la Macroplaza para empezar a saquear en la noche.

—Me acordé de los “tapados” que cerraban las calles, dice al referirse a los bloqueos que en 2011 hacían grupos de encapuchados para impedir que la policía y los militares cazaran a sicarios que peleaban este territorio.

El miedo a que se desataran aun más saqueos, provocó que algunas plazas comerciales solicitaran la presencia de Fuerza Civil. Pero la realidad es que estos efectos suelen 
pasar rápido en la capital de la carne asada y el fútbol.

Ayer, cientos de familias partieron las rosca y se dedicaron a compartir memes 
de los saqueos en Apodaca, Monterrey, Guadalupe.

—Yo me esperé afuera del Palacio de Hierro a ver si empezaban a saquear, bromeaba una oficinista en la Plaza Valle Oriente.

El Bronco salió a decir que ya tiene información de quién destrozó “su oficina” y que no permitirá vandalismo. Muchos de los detenidos son gente de entre 16 y 17 años.

En la ciudad de las montañas se podrá saquear tiendas pero nada será más importante que una copa de futbol. Las patrullas siguen cuidando.

Imprimir