Estados

“En este pueblo no hay ladrones”

El acceso a Tasquillo tomado por los vecinos. En las redes sociales se advierte la suerte que correrán los ladrones allí.

Desde el miércoles pasado unas 150 personas de Tasquillo, Hidalgo, cerraron los accesos a la cabecera municipal para evitar robos a sus negocios y establecimientos. La ola de protestas violentas en la entidad ha motivado esta acción, particularmente los latrocinios contra negocios.

De hecho, el propietario de una de las paleterías de este lugar de 4 mil habitantes está entre quienes han organizado activamente las guardias perimetrales del lugar.

Tasquillo es un municipio limítrofe con Ixmiquilpan, localidad donde las protestas y bloqueos carreteros ya generaron varios heridos.

En las redes sociales que usan los pobladores, un mensaje es claro: “Atento aviso: A los que se les sorprenda robando y asaltando en el municipio de Tasquillo, se les va a dar en su…”.

En el área de Tula circularon imágenes de presuntos saqueadores detenidos, golpeados y exhibidos. Hidalgo vivió, en varias zonas, una oleada de aplicación de la ley por propia mano hace algunos meses.

Reyes sin intimidar. Pese a la psicosis colectiva generada la tarde-noche del pasado jueves en la región Tula por los embates de grupos subversivos que aprovecharon las protestas por el gasolinazo para cometer actos vandálicos en los municipios del sur de Hidalgo, comerciantes que participaron en las ferias del juguete de Tula y Atotonilco reportaron buenas ventas.

En ambas demarcaciones y a partir de entrevistas realizadas por separado a los vendedores, éstos dijeron que acabaron con sus mercancías en márgenes del 70 y 80 por ciento.

 

Imprimir