Nacional

Redes vs redes

El famoso gasolinazo ha generado atención especial en torno al uso de las redes sociales. Ha sido evidente el papel de primera línea que han jugado las redes sociales para organizar (desde hace días) a quienes han convocado a manifestarse contra el alza del combustible; a quienes decidieron aprovechar estas protestas civiles para delinquir y saquear negocios y, finalmente, a quienes decidieron enfrentar a estos grupos de ladrones .

Y, en efecto, las redes como Twitter o Facebook han sido señaladas como ejes de la organización, en alguna medida, para estos tres bandos.

Facebook, Twitter y WhatsApp (por sus nombres en inglés) son las principales herramientas informáticas que, indicaron autoridades federales y las de diferentes estados, han sido empleadas para convocar a saquear tiendas y generar pánico en la población. Con uso de mensajes de voz y texto, se invita en días y horas determinadas a saquear un sitio en específico.

Las contramedidas en los mismos canales han aparecido: ahora se llama a la población de poblados o calles en general a defenderse y no permitir abusos por parte de personas que se valen de las protestas para cometer robos.

Las autodefensas es un fenómeno nuevo en la crisis del gasolinazo y aún no ha sido abordado por alguna autoridad estatal o federal. Por lo pronto operan ya, al igual que los grupos de saqueadores, usando las redes.

Puebla digital

Después de los 38 saqueos sufridos en Puebla, son diversos los grupos y páginas de Facebook en los que la población invita a unirse y defender sus colonias ante las amenazas de saqueos, a “no ser presas del pánico ni permitir que algunos cuantos rompan la tranquilidad y roben lo que con esfuerzo han conseguido”. Incluso se anima a la población a proteger tiendas departamentales y de autoservicio como Oxxo, Elektra, Coppel y Walmart pues son las que en su mayoría han resultado afectadas y con pérdidas millonarias.

Como ejemplo de estos llamados, algunos supermercados y tiendas poblanas se encuentran resguardados por grupos de personas bien organizadas desde el jueves cerca del mediodía.

En el caso de la Central de Abasto de Puebla, la comunicación por teléfonos también se hizo presente, aunque ese despliegue de tecnología para la comunicación no evitó enfrentamientos entre autodefensas y policías que tenían por igual el objetivo de contener a los ladrones.

Imprimir