Ciudad

Capitalinos agraviados piensan en el ojo por ojo, diente por diente

Un miércoles de saqueo y un jueves de psicosis hizo que locatarios y comerciantes ambulantes de las delegaciones capitalinas Miguel Hidalgo y Cuauhtémoc integraran autodefensas. “Aunque las cosas ya se calmaron, no sabemos qué vaya a seguir pasando”, argumentan en torno a los rondines que han establecido.

No sólo los locatarios están buscando la manera de protegerse, hay alianzas con los vecinos de  las unidades habitacionales y casas que se encuentran en la zona para “cuidarnos la espalda unos a otros”.

Como se recordará, el miércoles por la tarde cundió el pánico en la calzada México–Tacuba, luego de que apareciera una veintena de adolescentes que intentaron saquear la Comercial Mexicana. “Ya tenemos nuestro método para defendernos”, señalan estos comerciantes y vecinos que ven insuficiente el despliegue de la Secretaría de Seguridad Pública (cientos de elementos para resguardarlos). A la par de los rondines, se han establecido alertas con silbatos, monitoreo y reportes vía celular por mensajes de texto.

Incluso, dicen estar armados con palos de madera, bates de beisbol, tubos, botellas de vidrio, piedras, navajas y hasta pica hielos si es necesario, aunque, a diferencia de lo que se ha visto en otros estados, en la capital las autodefensas son discretas y no se les ve con estas armas que alegan haber reunido.

“De que lloren en mi casa, mejor que lloren en la suya”, señalan en torno al uso de la violencia contra los saqueadores y también aquello de “aplicaremos la de ojo por ojo, diente por diente”.

Tadeo y su navaja. Tadeo Cuenca vende ropa en paca, su puesto se encuentra  a dos calles de Lago Zug, lugar en donde un grupo de 20 jóvenes se atrincheró y dio pie a una batalla campal contra elementos del grupo policial antimotín.  El hombre contó a Crónica que mientras esto pasaba, su hermano Samuel, corrió a su casa por palos.

Para este jueves, Tadeo y otros ambulantes tenían bajo sus puestos los palos y tubos para defenderse de cualquier ataque: prefieren  pelear a perder su patrimonio.

Para don Toño, dueño de una papelería, un palo no es suficiente, por eso fue a Tepito para  adquirir una pistola, aunque no tuvo éxito con la compra, la mayoría estaba fuera de su alcance.

Pero eso no lo detuvo, regresó a su local armado con una navaja, aunque aún no sabe exactamente cómo utilizarla.

“Por si las dudas ya me metieron al grupo del celular (whatsapp) y andan tres chavos rondando nuestros locales en busca de personas ajenas a nosotros”, explica el hombre mientras intenta abrir la navaja que compró en el tianguis tepiteño, una de las zonas más peligrosas de la capital del país.

Edomex bravo. En el mercado de La Presa, ubicado en la parte media del Cerro del Chiquihuite, los comerciantes ya se organizaron en comitivas y se armaron con palos y tubos para detener cualquier intento de saqueo en sus negocios.

Es ésta una temporada importante: en estas calles del municipio de Tlalnepantla de Baz se ubican dos mercados, uno de ellos destinado al 6 de enero y los Reyes Magos.

La preocupación se incrementó después de que el miércoles se esparcieran rumores sobre saqueos a comercios. No hubo ataques, pero las imágenes en redes sociales y televisión sobre vandalismo en municipios cercanos ha hecho que estos comerciantes actúen.

Se solicitó el refuerzo de las autoridades. Los taxistas y microbuseros de la zona se unieron a la defensa. La plaza está bajo resguardo, aunque, a diferencia de colonias aledañas, no se tiene reporte en firme de saqueos.

Imprimir