Trump reactivará tres guerras que Obama quería enterrar | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Trump reactivará tres guerras que Obama quería enterrar

Intenciones. De acuerdo con el Instituto de Investigación de la Paz de Estocolmo, la industria armamentística y militar es una de las que más dinero mueve cada año en el mundo, demostrando así que la guerra es un negocio muy rentable para quienes la promueven, ya sea Estados Unidos, Rusia, Irán o China, entre otras naciones

Trump reactivará tres guerras que Obama quería enterrar | La Crónica de Hoy

A pesar de las promesas del gobierno del presidente Barack Obama de que contingentes militares de Estados Unidos abandonarían casi en su totalidad los conflictos bélicos en activo en Siria, Irak y Afganistán, la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca sepultará esta idea, ya que el mandatario electo prometió que enfrentará con dureza a los enemigos de Washington y sus aliados, por lo que según medios estadunidenses las guerras con una mayor presencia de marines se recrudecerá en su primer año de gobierno.

Cuando Obama asumió la presidencia en 2008 prometió poner fin a las guerras que heredó de su antecesor, George W. Bush, lo que no ocurrirá pese a sus buenas intenciones y a que fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 2009. El aún mandatario no ha ocultado que durante sus ocho años de gobierno trató de cumplir todas sus promesas de campaña, una de ellas sacar a los contingentes militares de su país de las guerras en activo.

Sin embargo, medios estadunidenses como los periódicos The New York Times, The Washington Post, USA Today y Politico, así como la cadena CNN, coincidieron en informaciones separadas que Obama, al no cumplir su promesa, pasará a la historia como el presidente que retiró contingentes militares de Siria, Irak y Afganistán, pero no suprimió a EU por completo de estos conflictos bélicos. Incluso, destacan que Barack Obama mantuvo a Estados Unidos en guerra en distintos frentes más tiempo que sus antecesores Franklin D. Roosevelt, Lyndon B. Johnson, Richard M. Nixon y Abraham Lincoln.

HERENCIA. De acuerdo con organizaciones defensoras de los derechos humanos como Amnistía Internacional (AI), Obama dejará menos soldados en peligro de morir o ser heridos en combate, ya que actualmente hay 4 mil 060 soldados en Irak y 9 mil 700 en Afganistán, cifras muy inferiores a los 200 mil que heredó Bush en esas naciones.

En Siria, la presencia de EU cuenta con 350 militares que apoyan en asesoría, entrenamiento y logística de fuerzas antigubernamentales locales, pero no en combate frente a frente, por lo que prefirió las operaciones encubiertas limitadas y ataques con drones.

Sin embargo, Obama autorizó ofensivas contra grupos terroristas como el Estado Islámico (EI), Al Qaeda y células yihadistas regionales en Libia, Pakistán, Somalia y Yemen, como Al Nusra o Frente Fatah al Sham (filial de Al Qaeda), por lo que la presencia bélica de EU se extendió a siete países.

Reportes de la cadena británica BBC refieren que las buenas intenciones de Obama por terminar con la presencia militar estadunidense en Siria, Irak y Afganistán pasarán a la historia y su idea será sepultada por quien ocupará la Casa Blanca a partir del 20 de Enero, Donald Trump, quien durante su campaña electoral prometió mayor presencia de las tropas estadunidenses para defender no sólo los intereses de Washington, sino también a sus aliados.

PRIORIDAD. Informaciones del periódico Politico y la cadena CNN aseguran que una de las prioridades de Trump será reactivar la industria militar y reforzar la presencia estadunidense en los distintos frentes.

Se calcula que uno de cada cinco dólares que pagan los contribuyentes estadunidenses por impuestos está destinado para el Departamento de Defensa, cuyo presupuesto para este año será de 619 mil millones de dólares.

De acuerdo con el Instituto de Investigación de la Paz de Estocolmo, la industria armamentística y militar es una de las que más dinero mueve cada año en el mundo, demostrando así que la guerra es un negocio muy rentable para quienes la promueven, ya sea Estados Unidos, Rusia, Irán o China, entre otras naciones.

La institución sueca asegura en su informe del 2014 que las guerras de Afganistán e Irak arrojaron jugosas ganancias por las ventas de equipo y armamento, que se incrementaron un 60 por ciento, lo que demuestra que las empresas que se dedican al negocio de la guerra son inmunes a las crisis financieras, además de que dejan millonarios impuestos y ganancias a sus respectivos gobiernos.

The New York Times ve en esta situación una oportunidad fundamental para el gobierno que encabezará Donald Trump, no sólo porque obtendrá ganancias importantes para sus objetivos financieros, sino para tener una mayor presencia militar y de negocios con sus aliados que enfrentan conflictos armados. Es por eso que la idea de Obama de eliminar la presencia de EU en las guerras, al quedar incumplida será olvidada con el esquema bélico del magnate republicano.

CONFLICTOS. Desde que EU comenzó sus operaciones contra el Estado Islámico en Siria desde el 2011, han muerto 470 mil personas. La guerra ha desplazado a 4.9 millones de personas y sólo en 2016 se registran más de 46 mil 442 fallecidos.

La guerra en Irak, tras la invasión de EU en el 2003 como parte de su lucha contra Al Qaeda, ha cobrado a lo largo de 13 años más de un millón de vidas, la mayoría civiles. Hasta noviembre del 2016 más de 3 millones de personas fueron obligadas a dejar sus hogares al huir de la violencia. El año pasado, según reportes de Naciones Unidas, 23 mil 584 personas murieron como resultado del conflicto.

La guerra en Afganistán detonó en el 2001 con la invasión de contingentes militares estadunidenses, en represalia contra los Talibán, a los que Washington acusó de dar refugio y ayuda al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden. La ofensiva no ha terminado desde entonces, lo que ha dejado más de 2 millones de muertos. Durante 2016, según organizaciones humanitarias como la Media Luna Roja y la ONU, murieron 22 mil 32 personas.

Imprimir