Policía Cibernética: recaba evidencias en la web y rastrea a criminales | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Policía Cibernética: recaba evidencias en la web y rastrea a criminales

Mediante las direcciones IP es posible determinar la ubicación de quienes usan internet para cometer delitos. Las redes sociales expanden fronteras a la humanidad, pero abren diversas posibilidades al hampa

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Los avances tecnológicos y la creación de redes sociales trajeron múltiples beneficios a la sociedad, pero también abrieron la puerta a delincuentes que encontraron en estos espacios distintas posibilidades para cometer fechorías.

Fraudes, robo de identidad, acoso y extorsión son algunas de ellas; ahora, un área de la Policía capitalina centró su atención en dar con el paradero de quienes utilizaron internet para incitar a saqueos y actos vandálicos el pasado 4 de enero.

Desde abril de 2013 la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSP-CDMX) formalizó la creación de la Unidad de Ciberdelincuencia Preventiva (UCP), mejor conocida como Policía Cibernética; en el nombre va implícita la labor, prevenir delitos en internet, aunque resulta más complicada.

Juan Carlos Montesinos, director de la Unidad, explica en principio cómo funciona esta área de la policía capitalina.

“Es un área de reciente creación. Tiene como propósito prevenir delitos que tienen como medio internet o un medio digital. Somos 35 personas, más mandos, que tenemos una formación policial, sin embargo, también tienen experiencia en ámbitos de carreras de tecnologías, sistemas y comunicación, pero también del punto de vista humanista, hay personas con estudios en psicología y derecho”, comenta.

Juan Carlos divide el trabajo de la UCP en dos funciones: preventivas y de atención. Respecto a la prevención se generan alertas que explican el modo de operar de quienes buscan perpetrar un fraude, robo de identidad, un virus, una página clonada o cuentas que resultan sospechosas o están relacionadas con denuncias ciudadanas.

Además, los agentes que integran la Unidad dan pláticas en escuelas de nivel básico y superior, con el fin de exponer los riesgos de navegar sin control y sin los debidos cuidados para hacerlo.

La parte de atención se centra en el monitoreo de internet, redes sociales y páginas en las que los cibernautas piden apoyo de la SSP por diferentes causas.

Las llamadas al 066 son importantes para el combate al delito, pero también los son las denuncias en Twitter y Facebook u otros medios digitales.

Es ahí donde comienza la parte más complicada; es necesario primero guardar evidencia de los delitos, pues muchas cuentas permanecen en la web por un corto periodo con el fin de evitar su rastreo.

La UCP copia páginas, links, imágenes, textos, audios y todo aquello que sirva al Ministerio Público para abrir una carpeta de investigación, información que pasará a un juez de quien se busca una orden que permita obtener más datos.

“Mucha de esta información está en posesión de empresas que no están en el país, los servidores de Facebook, Twitter o Whatsapp están en otras naciones y pertenecen a extranjeros. Y para poder obtener la dirección IP, la dirección electrónica de un cibernauta que utilizó la red para fines delictivos, se necesita un mandato judicial”.

Montesinos precisa que por ello el trabajo es constante, pues la SSP debe alimentar las carpetas de investigación con pruebas que faciliten la obtención de las órdenes judiciales.

MODERNIZACIÓN DEL HAMPA. En los últimos años algunos delincuentes modificaron las formas de operar; de aplicar el dos de bastos, carterismo y o el simple hecho de tomar un arma – ya sea navaja, cuchillo o pistola- y buscar a un transeúnte, pasaron a estudiar grupos vulnerables y el modo de atacar sectores específicos de la población.

Tal es el caso de aquellos que deciden delinquir a través de medios electrónicos, pues para ello se requieren estudios en sistemas y conocimientos de tecnologías; en esos casos la policía debe ponerse en el lugar del hampón.

Así pueden delimitar las posibles víctimas de determinados ilícitos; por ejemplo, los jóvenes y estudiantes tienen acceso a internet y abren cuentas en todas las redes sociales, ellos son víctimas principalmente de acoso; un adulto joven busca hacer algunas compras de productos y servicios que se ofertan en la web a mitad de precio, entonces caen en fraudes; mientras que un adulto, que no conoce las formas de configurar la seguridad de sus cuentas, puede ser víctima de robo de identidad.

¿Qué tan fácil es ubicar a una personas que comete delitos en redes?, “técnicamente es posible. Todos los proveedores de internet tienen la obligación de resguardar un registro de las direcciones IP de sus usuarios, lo mismo ocurre con quienes brindan servicios de mensajería. Al relacionar la IP con un domicilio físico o un número telefónico, se puede llegar a determinar quién está detrás del delito, pero todavía falta hacer más ágil la obtención de información”.

Para el director de Unidad de Ciberdelincuencia Preventiva, la delincuencia en internet aumenta en la medida en que más personas acceden a la tecnología.

Por ello, quienes integran la UCP han sido capacitados por la Policía Nacional de España, de Corea del Sur y de Estados Unidos a través de distintas agencias, con el fin de estar actualizados, saber qué ocurre en otros países y cómo se combaten delitos en otras naciones y continentes.

Imprimir