Salva Messi de la derrota al Barça con golazo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Salva Messi de la derrota al Barça con golazo

Barcelona sufrió en El Madrigal, pero un golazo de tiro libre del argentino decretó el empate a uno ante el Villarreal, para quedar a cinco puntos del Madrid, que tiene un juego pendiente

Salva Messi de la derrota al Barça con golazo | La Crónica de Hoy

Un magistral cobro de tiro libre al minuto 90 del astro argentino definió el 1-1 ante el Villarreal, en duelo jugado en el ex Estadio El Madrigal, ahora llamado La Cerámica, correspondiente a la Fecha 17 de la Liga de España.

Cinco puntos y un partido pendiente. Esa es la renta que ya alcanzó el Real Madrid cuando aún no se llega al ecuador de la Liga. El Barcelona falló en Villarreal el partido que de ninguna manera podía dejar escapar y pensar en el título comienza a ser una fantasía.

Messi salvó un punto, de milagro, en el último suspiro con una falta sideral, pero su gol, que evitó la derrota, no ocultó una realidad palpable: el Barcelona ha perdido ya todo papel de favorito para ser campeón.

Los locales abrieron el marcador, gracias a un tanto de Nicola Sansone al 49’.

Un balón recuperado frente a la corona del área local la convirtió el submarino amarillo en un contragolpe de alta escuela, dirigido imperialmente por Alexandre Pato y sentenciado con un disparo raso y cruzado de Sansone al que no llegó Ter Stegen, falto de agilidad y reflejos en una jugada señalada antes de producirse.

El mexicano Jonathan dos Santos jugó los 90 minutos y cumplió con una buena actuación.

Tras el tanto de los locales, el partido fue de un solo lado: de la visita. Los de Luis Enrique se fueron con todo al frente, pero el rival logró pararse con orden atrás y estuvo a minutos de salirse con la suya.

Digne se cruzó providencialmente a un disparo de Jonathan dos Santos, quien antes ya había disparado por arriba una volea que avisó al campeón de lo que se le venía encima. Se le venía, probablemente, una tragedia a la vista de su poco tino en consumar las jugadas que iniciaban indistintamente Messi e Iniesta.

De 6, de 8 o de 10, Leo se hizo con las riendas del Barça, pero tanto el retraso de Busquets como la invisibilidad de André Gomes le penalizaron demasiado, ofreciendo una calma inesperada al submarino amarillo, cómodo sin ninguna clase de intercambio de golpes.

Apremiado y urgente, Messi se puso ya sin disimulo los galones y viendo como la Liga se escapaba el campeón se lanzó a un desesperado ataque en busca de esa remontada providencial. A partir de ahí crecieron los nervios en la misma medida que aumentó la polémica, porque como continuación de San Mamés el arbitraje regresó al plano.

Con Denis y Arda en el campo y una ofensiva azulgrana desesperada, un disparo de Messi fue desviado desde el suelo con el brazo por Bruno, en una jugada tan clara que provocó estupor la no señalización del penalti. Claro que poco después respondió con otra mano no señalada Mascherano... Y una más de Bruno.

Ignacio Iglesias, a lo suyo, no señaló ninguno de esos penaltis y el Barça, agonizante, se relanzó, sin orden ni concierto, en busca del empate, que rozó Messi con un remate al palo y se sospechó en cualquier momento.

A través de Leo Messi. El se fabricó la falta y el la metió dentro, con un obús al que apenas siguió con la mirada Asenjo. Era, claro, demasiado tarde para pensar en una remontada milagrosa. Y así el Barça arrancó un empate de amargo sabor que, a pesar de Messi, le ofrece demasiado poco.

El Villarreal terminó el partido con 10 hombres, tras la expulsión de Jaume costa por doble amarilla.

Con este resultado, el Barsa llegó a 35 puntos, desbancando al Sevilla del subliderato, y quedando a 5 del líder Real Madrid, equipo que tiene un partido pendiente.

Imprimir