Mundo

Temer pide solucionar matanzas en cárceles construyendo más penales

Entierran familiares a muertos en la masacre del penal Compaj el 1 de enero.

El presidente brasileño, Michel Temer, pidió ayer construir más cárceles en el país como un “primer paso” para solucionar la crisis penitenciaria que ha dejado, en los primeros días de 2017, 102 muertos en distintas reyertas entre bandas criminales en las cárceles del país.

“Lamentablemente, es un tema en evidencia. Espero que de aquí veinte años quien esté en este palco pueda decir que está construyendo solo escuelas”, declaró Temer en un acto público. Sin embargo, el mandatario brasileño consideró que “la realidad actual nos lleva a la necesidad imperiosa de construir nuevos presidios”.

Aún así, Temer recalcó que sería sólo un primer pasó, porque construir más cárceles “no va a resolver la crisis”. Además, el dirigente defendió que los presos “cumplan su pena en establecimientos de acuerdo con la naturaleza del crimen y edad” del reo.

DECAPITADOS. La escena más grave de todas se vivió en la tarde del primero de enero en el penal Compaj, en Manaos, estado de Amazonas. Allí, un motín entre bandas criminales enfrentadas acabó con la brutal muerte de 56 presos, que en muchos casos fueron decapitados, mutilados o, directamente, descuartizados, según describieron testigos, tanto presos como negociadores judiciales.

REFUERZOS. Por ello, tres estados donde han ocurrido matanzas (Rondonia, Mato Grosso y, especialmente, Amazonas), pidieron refuerzos en la seguridad de las cárceles a Temer, algo que el mandatario concedió este domingo, junto a una autorización para enviar también nuevos y mejores equipamientos a los presidios de esos estados.

Precisamente, la policía de Amazonas investiga además si una serie de asesinatos ocurridos estos últimos días en la ciudad de Manaos están relacionados con la masacre del 1 de enero en el penal Compaj.

 

Imprimir