Nacional

Gobierno, empresarios, sindicatos y campesinos asumen el compromiso

En el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar, el sector empresarial asume el compromiso de coadyuvar a que no se incurra en un incremento indiscriminado de precios de bienes y servicios; el sector laboral se compromete a intensificar los procesos de productividad que permitan incrementar la competitividad; el sector del campo se compromete a trabajar en la mejora de la productividad del campo en beneficio de los pequeños y medianos productores y de la oferta nacional agroalimentaria, en tanto que el sector gubernamental se compromete a impulsar las acciones que permitan mantener la estabilidad de los precios de la canasta básica, así como vigilar y sancionar cualquier abuso en los términos de ley.

De acuerdo con el documento publicado en la página de la Presidencia de la República, el Acuerdo establece las bases para que el gobierno federal y las organizaciones empresariales, sindicales y de productores del campo avancen en medidas para contribuir a la estabilidad económica y social del país, la inversión, el empleo, el ingreso y el bienestar de las familias mexicanas.

Dentro de los acuerdos, el gobierno federal se compromete a impulsar las acciones que permitan mantener la estabilidad de los precios de la canasta básica, así como vigilar y sancionar cualquier abuso en los términos de ley.

Dentro de estas acciones, el gobierno federal se compromete a realizar una campaña de información y facilitación para la entrega de recursos del sistema de ahorro para el retiro a adultos de más de 65 años que no lo hayan recibido y que tengan ese derecho.

Los factores de la producción se comprometen a seguir impulsando la recuperación del poder adquisitivo del salario mínimo y reforzar acciones en favor de la libre competencia.

Dentro del fomento a las inversiones y el empleo, se acordó impulsar los proyectos de inversión programados para 2017 y 2018, y fomentar nuevas inversiones. Mantener la creación de empleos, el crecimiento económico y la competitividad.

Ante esto, las acciones que emprenderán los sectores empresarial, sindical y del campo serán el de privilegiar la productividad como medio para impulsar el crecimiento, el desarrollo, la competitividad y la mejora de los ingresos de los trabajadores del país.
En el documento, se establece el impulso a la inversión y el empleo por parte del gobierno federal a través de la Banca de Desarrollo, el Fondo Nacional de Infraestructura y las Asociaciones Público Privadas y se generarán nuevos estímulos y procesos de simplificación que permitan más inversión, particularmente en favor de pequeñas y medianas empresas.
En el tema sobre la preservación de la estabilidad económica, se estableció el de preservar la estabilidad económica que el gobierno federal ha construido en los últimos años mediante un buen balance de política fiscal, política monetaria, sistema financiero y reformas estructurales que se complementen con medidas de transparencia y combate a la corrupción.

Se formalizará un Decreto que fomente la repatriación de capitales mantenidos en el extranjero y se  implementarán de las reformas estructurales que elevan la competencia y la inversión en sectores clave de la economía.
En torno a la preservación y el fortalecimiento de la cultura de la legalidad y el estado de derecho, se exhortará a los otros Poderes de la Federación, a los organismos Autónomos, así como a los gobiernos locales, para que adopten medidas similares.

 

Imprimir