Obras son amores

Pepe Grillo

Obras son amores

El Acuerdo para el Fortalecimiento Económico puede servir para remontar la crisis social derivada del aumento a los precios de las gasolinas.

La condición es que no se empantane en el nivel declarativo. Una dosis de bla, bla, bla no le sirve a nadie, sería irrelevante.

Pactos similares se han llevado a cabo en el pasado. Los lectores con edad suficiente los recuerdan. Son parte de la tradición política mexicana.

El diálogo forma parte de la esencia de la democracia. Esta vez el objetivo común es proteger la economía de las familias mexicanas.

Contiene compromisos concretos. En la medida que se cumpla el Acuerdo ganará credibilidad. Todos los firmantes son corresponsables.

Hechos son amores, no buenas razones.

 

¿Y los gobernadores?

Para amainar la molestia popular causada por el ajuste en el precio de las gasolinas se requiere oficio político y compromiso real de servicio público.

¿Los tienen los gobernadores del país?

La pregunta es pertinente. Salvo excepciones, los mandatarios estatales se han quedado pasmados.

Reaccionan a los dichos y hechos del gobierno federal sin tomar la vanguardia en sus propios estados.

Hay mucho por hacer en los campos del transporte público, la especulación, la protección a los comercios y, claro, el esclarecimiento de si hay, o no, mano negra en los saqueos.

Lo que no pueden es escurrir el bulto, hay que torearlo.

 

Ni miedo ni sumisión

El triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos es el principal desafío del servicio exterior mexicano en décadas.

Para procesarlo con posibilidades de éxito se requiere que la política exterior esté alineada con los intereses nacionales y que los diplomáticos sean voz fiel de lo que aspiramos los mexicanos.

Con el nuevo gobierno norteamericano hay que negociar sin miedo y sin sumisión vergonzosa. Ni hacerlo ni parecer que se hace.

México es una nación plenamente soberana con conciencia clara, histórica, de que Estados Unidos no tiene amigos sino intereses. Con eso en mente se emprenderá el vínculo con la administración Trump.

 

Perla extraviada

La agenda de los Derechos Humanos en la Ciudad de México es abultada. La Comisión encargada de su defensa tiene muchos frentes abiertos.

Sus visitadores están saturados de chamba. Por eso llama la atención que el organismo que preside Perla Gómez haya puesto su atención en el Sistema de Transporte Colectivo, Metro.

Según la comisión capitalina, el Metro violó el derecho a un nivel de vida adecuado, esto a pesar de que se trata de la columna vertebral de la movilidad en la metrópoli.

Colgarse de la importancia del Metro para atraer los reflectores mediáticos es un recurso de baja estofa. ¿De verdad la CDHDF no tiene nada mejor en qué invertir sus recursos?

pepegrillocronica@gmail.com

 

Imprimir

Comentarios