Bienestar

Alimentos fermentados, mitos y realidades

Existen algunas pruebas que respaldan el consumo de ciertos probióticos para determinados trastornos intestinales

Los alimentos fermentados pueden formar parte de una alimentación sana

¿Son beneficiosos para la salud los alimentos fermentados? El Dr. John K. DiBaise, especialista en Gastroenterología y Hepatología de Mayo Clinic nos explica acerca de los mitos y realidades en torno a los provechos que podemos obtener o no de estos alimentos.

“La conclusión definitiva al respecto aún está pendiente, aunque en los últimos años hayan alcanzado protagonismo los alegatos sobre los posibles beneficios para la salud de los lácteos y vegetales fermentados, como el yogur, el kéfir, el queso añejo, el tempeh (pasta de soja), el miso, la col agria y varios más”, afirma el Dr. DiBaise.

Según explica el experto de Mayo Clinic, “el tracto digestivo está lleno de bacterias provechosas. De igual manera, las bacterias vivas y activas hacen posible la fermentación de los alimentos y es allí, en esas bacterias conocidas como probióticos, donde pueden estar los posibles beneficios para la salud de los alimentos fermentados”. 

Pese a que suene esperanzador, los datos resultan más bien sugerencias, puesto que no están realmente comprobados. Existen algunas pruebas que respaldan el consumo de ciertos probióticos para determinados trastornos intestinales y se continúa investigando para entender cómo pueden influir los probióticos sobre otras áreas de la salud, tales como la obesidad y la regulación del sistema inmunitario.

En general, se cree que para obtener los beneficios de los probióticos se necesita una dosis diaria de aproximadamente 10 mil millones de unidades formadoras de colonias (CFU, por sus siglas en inglés); sin embargo, los alimentos fermentados se desperdigan dentro una amplia gama en lo referente a la dosis y al tipo de bacterias provechosas. Algunos alimentos fermentados contienen probióticos suplementarios para así lograr una dosis elevada constante, mientras que otros pueden contener solo niveles moderados y bajos de cultivos vivos o incluso ninguno en absoluto. 

Los alimentos fermentados pueden formar parte de una alimentación sana y brindar ventajas para la salud que otros alimentos son incapaces de ofrecer, pero es complicado decir qué se obtiene exactamente de un alimento fermentado en cuanto al tipo de bacteria o la dosis. Por lo tanto, es difícil saber qué esperar en cuanto a las ventajas de los probióticos y tampoco hay que olvidar que un producto fermentado con cultivos activos y vivos también puede contener niveles elevados de grasas saturadas, sal y azúcar añadida.

Imprimir